22 de junio de 2011

Es obsoleto proponer lista de libros para secundaria: Carlos Muñoz Izquierdo*

  • En la actualidad el conocimiento se encuentra en otros medios, como Internet.

En la actualidad proponer una lista de libros para las escuelas secundarias es obsoleto porque el conocimiento y los contenidos se pueden encontrar en muchos medios, como Internet, consideró Carlos Muñoz Izquierdo, académico del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (Inide) de la Universidad Iberoamericana.

En una época donde el libro de texto en sí mismo ya no es la única fuente de información para que el estudiante se entere de lo que ocurre en cada disciplina, es importante reconocer al libro como un documento auxiliar de la pedagogía, pero no el único, dijo el investigador de la Ibero luego de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) publicara la lista de libros autorizados para ser usados en las secundarias.

Hoy no es difícil que en las escuelas se empleen además de los libros recomendados otros documentos que aborden desde otros enfoques y otras discusiones técnicas los temas por aprender, como ocurre en las ciencias sociales, que pueden analizarse de muchas maneras y brindan a los alumnos más opciones para ampliar su conocimiento.

Y aunque ciertamente hay comunidades aisladas en el campo en donde todavía el libro es una fuente importante de información, en la medida en que ésta se extiende a través de Internet, en esa medida el libro pierde importancia “aun en zonas altamente marginadas”.

Incluso el docente tiene mucha libertad a nivel académico, y no necesariamente tiene que usar en su clase lo que el libro dice, pues si bien tiene ciertas limitaciones y objetivos por cumplir, estos no llegan al detalle y por ello puede enseñar con mucha soltura porque tampoco hay alguien detrás de él.

Sobrevalorar el libro manifiesta un atraso y descontextualización en la SEP, que en lugar de emitir una lista de libros autorizados para secundaria debiera dar una serie de lineamientos de estudio y en todo caso sólo sugerir o recomendar libros.

Esto en el sentido de que la pedagogía moderna es muy accesible y dependiente del contexto social y familiar, que obligan al maestro a decidir qué es lo adecuado para ciertas cuestiones específicas, claro está, con el uso de textos y fuentes de información dotados de un buen fundamento didáctico.

En teoría el maestro ve a sus alumnos y su contexto y en función de estos elige la bibliografía, después de hacer un análisis y diagnóstico sobre cuáles son los libros recomendados para el estudio, concluyó el investigador de la Ibero.


Fuente: Universia (con información de la UIA).

*El Dr. Carlos Muñoz Izquierdo, académico e investigador de la Universidad Iberoamericana, es el fundador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE).

No hay comentarios. :

Publicar un comentario