13 de diciembre de 2012

Nombramientos en SEP: apariencias y reacomodos


Por Pedro Flores Crespo*
¿Cómo leer las nuevas designaciones de funcionarios en la Secretaría de Educación Pública? ¿Hay razones para ser optimistas? ¿Son las personas las que impulsan en mayor grado el cambio educativo? Respondamos a estas tres preguntas.
En primer lugar, diría que en un régimen plenamente democrático, los nombres de las personas que llegan a ocupar altos puestos en la burocracia gubernamental no deberían ser tan importantes. Pero como en México no tenemos marcos institucionales sólidos y bien definidos que regulen la conducta y el actuar de los políticos, nos vemos en la necesidad de especular sobre quién es “el bueno”. Con las tradiciones, normas, reglas y leyes que actualmente tenemos dentro del sistema educativo, hasta un santo terminaría haciendo lo que cualquier ciudadano reprobaría. Altanería, arbitrariedad y patrimonialismo (pensar que el puesto es de él y por lo tanto, que debe pasárselo a un allegado) son prácticas que nuestras remodeladas y certificadas oficinas gubernamentales crean y reproducen.
Revertir esta situación es complicado porque el que detenta el poder tiende a adecuarse confortablemente a estas prácticas y tradiciones. Así, es muy difícil que el gobierno en turno proponga cambios para un renovado ejercicio del poder. Los cambios institucionales, por lo tanto, tienen que venir de la oposición si es que ésta posee una visión de largo plazo y moderna. No es siguiendo con vehemencia al caudillo como se limita el poder unipersonal de los gobernantes, por cierto.
¿Hay razones para ser optimistas ante los nuevos nombramientos en la SEP? El que Emilio Chuayffet, nuevo titular de la Secretaría, haya sido adversario político de Elba Esther Gordillo no revela automáticamente una clara y probada capacidad para impulsar el cambio educativo. Los pleitos políticos son una cosa y la formulación e implementación de las políticas públicas es otra. Espero, por el bien de la educación pública de México, que el nuevo secretario posea y demuestre la capacidad para poder introducir las transformaciones que la educación de México requiere urgentemente.
En donde parece haber indicios alentadores es en la designación de Alba Martínez y Rodolfo Tuirán como subsecretarios de Educación Básica y de Educación Media Superior, respectivamente. A la primera funcionaria, tuve la oportunidad de escucharla en un debate sobre profesionalización docente en la Ibero y me pareció que sus argumentos partían de un amplio y sólido conocimiento sobre el campo de formación de maestros. Ojala la profesora Martínez haga uso de ese conocimiento para poder definir, de manera plural, el grave problema de la formación del magisterio, formular una agenda consistente e instrumentar acciones mucho más efectivas en beneficio de los maestros y la niñez mexicana. Más discusiones razonadas y menos paternalismo es lo que se requiere para construir políticas y programas orientados a formar, seleccionar y promover al maestro mexicano.
De Tuirán diría que aunque quedaron algunos pendientes durante su gestión como subsecretario de educación superior (e.g. la renovación y puesta en marcha de un sistema de evaluación, certificación y acreditación de la calidad universitaria), es digno de reconocerse su papel como interlocutor entre el pasado gobierno panista y los rectores de las distintas universidades del país, así como su esfuerzo por ampliar la cobertura de la educación superior. Seguramente, el nuevo subsecretario de educación media superior seguirá cultivando sus dotes de buen negociador, se abocará a trabajar por elevar la cobertura en el bachillerato mexicano y tratará de llevar a buen puerto la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS) que comenzó su compañero Miguel Székely.
Sobre el nuevo subsecretario de educación superior, Fernando Serrano se sabe que es una persona culta y destacado abogado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En relación con el nombramiento de Enrique del Val como titular la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas (UPEPE), me sorprendió escuchar que esta unidad se transformaría en subsecretaría. ¿A qué responde este cambio? Hasta donde se tiene entendido, cuando la SEP se reestructuró en 2005, sólo podía haber tres subsecretarías por secretaria por razones de “austeridad”.
¿Qué funciones desempeñará la nueva subsecretaría como para justificar su creación? Además, el perfil que en ese entonces se le quiso dar a la UPEPE era más estratégico y técnico que político. Al subirla ahora de rango, ¿qué perfil tomará? Por otra parte, es importante preguntar si al encabezarla un ex funcionario de la UNAM, se seguirá escuchando desde Copilco el tono de confrontación como en los tiempos panistas.
A este respecto, llamó mucho la atención que el rector de la UNAM, José Narro Robles, no hiciera una declaración inmediata y espontánea ante las detenciones arbitrarias de jóvenes y maestros universitarios ocurridas el día de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto. Al contrario de Narro, otros rectores, inmediatamente, condenaron la violencia “venga de quien venga” y luego ofrecieron asesoría legal a los estudiantes “dentro del marco de la ley”. ¿Qué explica el largo silencio de Narro? Quizás su ausencia —salió de viaje—o tal vez un cálculo político en virtud del reacomodo de las nuevas élites de gobierno.
En resumen, hay razones para ser optimistas en virtud del perfil y trayectoria de algunos funcionarios que pueden facilitar y sostener discusiones plurales de los problemas educativos del país; en segundo lugar, no hay que perder de vista el reacomodo de la élite unamita en el desarrollo de la acción pública y en tercero, pareciera que el PRI está decidido a mejorar la implementación de las políticas aún cuando su agenda no sea del todo original.
Agradezco a la maestra Dulce C. Mendoza sus observaciones.

* Doctor en Política por la Universidad de York, es investigador y académico del  Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (UIA): pedro.flores@uia.mx. Síguelo en Twitter: @flores_crespo. Originalmente publicado en Campus Milenio.

Presenta la UNAM propuestas para transformar la educación superior


Por Ricardo Reyes*

José Narro Robles, Rector de la UNAM, señaló que es un bueno momento para presentar propuestas, para transformar el sistema educativo mexicano, ya que inician nuevas administraciones federales y locales.
En la presentación del documento Transformar el Sistema Educativo acional: Diez propuestas para diez años, dijo que aquí se puedan encontrar algunas de las líneas que favorezcan esa dirección.
El documento maneja tres líneas: Impulso al Derecho a la Educación e Inclusión Social, Revisión del Proyecto Educativo Nacional para el Siglo XXI y La Transformación del Sistema Educativo Nacional.
“Decidimos organizar una serie de capítulos que nos distribuimos más de una veintena de autores con la libertad para que cada uno pudiera convocar a algunos conocedores y expertos en la materia y tratar de hacer una aportación que, pensamos, es lo que se espera de una casa de estudios como la nuestra”, comentó.
El rector de la UNAM comentó que se trata también de un documento incompleto, con la posibilidad de enriquecerse a juicio de expertos y conocedores del tema.
“Estoy convencido que esta es una forma a través de la cuál la UNAM, la universidad pública en general, cumplen con parte de su función. Aclarar, esclarecer, diagnosticar los temas y asuntos de interés nacional, lo hacemos con enorme frecuencia, desde múltiples perspectivas y hacer las propuestas que permitan ir avanzando en este país”, planteó.

Urgente, la equidad y la justicia
Durante la primera mesa de presentación, Humberto Muñoz García, especialista de la UNAM y columnista de Campus, señaló que el conocimiento es lo que hace inteligible el presente de un país.
Así, el conocimiento de la historia de México, su sistema educativo, ayuda a entender los avances y retrocesos que los mexicanos hemos tenido en términos de democracia, bienestar y desarrollo. Igualmente, permite comprender el momento actual.
El objetivo de este libro, dijo, constituye el cumplimiento de la responsabilidad pública que tiene la UNAM de aportar conocimiento referido a los problemas nacionales.
El libro deja constancia que los universitarios queremos contribuir a la construcción de un mejor país. Demuestra nuestro empeño por participar activamente en la transformación del sistema educativo en beneficio de todos y para que tengamos una estructura económica más competitiva.
“Ubicados en el Siglo XXI, quienes hemos escrito el libro, estamos convencidos que a través de la educación se construyen consensos con elementos de unión que permiten superar contradicciones, respeto a las diferencias y mejores niveles de cultura y de vida”, consideró.

Desigualdad social
Para Sylvia Schmelkes, directora del INIDE de la UIA, lo que se ha hecho, a través del sistema educativo, es reproducir la desigualdad social de uno de los países más desiguales del mundo.
“Sin embargo, sabemos que la educación es capaz de hacer lo contrario de reproducir. Es decir, es capaz de propiciar la transformación social. Es capaz de ir abriendo a la sociedad a la justicia social, de hacerla socialmente permeable, de asegurar una vida digna para todos”, dijo.
Planteó que la educación es capaz de formar ciudadanos, fortalecer la democracia, construir tejido social, que mejora la salud y el bienestar de las personas, impacta en la productividad, en el empleo, en la movilidad social, que tiene efectos intergeneracionales, que los padres educados tendrán hijos más escolarizados que ellos, íntegros psicológicamente.
Schmelkes señaló que la educación indígena requiere de atención prioritaria.
“Quiero proponer que desde el corazón del sistema educativo, vayamos siendo capaces de atender la diversidad, la lingüística, la cultural y otras diversidades”, comentó.

Definir la calidad educativa
Por su parte, Olac Fuentes, subsecretario de Educación Básica, detalló que de cada mil niños que se inscribieron en el primer año de este siglo en primaria, la terminaron 888.
Es decir, hay una pérdida no recuperable del 11 por ciento.
Al nivel siguiente, el egreso total es de 660 de los mil que iniciaron la primaria. Es decir, lejos de tener esta cobertura que tendríamos que mantener, estamos perdiendo un tercio de la población joven antes de que termine la secundaria.
Por lo tanto, agregó, el problema del analfabetismo tiene otra faceta que no se considera, que es que la llave no está cerrada. Sigue habiendo una alimentación continua a la masa analfabeta.
Para Fuentes, el derecho a la educación es el derecho a aprender cosas que valen la pena. Lo que deberíamos hacer en el terreno de la calidad es logra no sólo la retención, sino este tipo de aprendizajes.

Hace falta un proyecto educativo
En tanto, Manuel Gil Antón, investigador educativo, aseguró que lo que más ha hecho falta en los últimos años en la educación mexicana es un proyecto educativo.
“Se debe considerar a la educación como un derecho inalienable para conseguir la inclusión social de la mayoría de los conciudadanos, hoy excluidos del acceso firme al saber y carentes, por tanto, de las estructuras y los procedimientos, las capacidades avanzadas, que les hagan posible ser capaces de aprender por su cuenta y cuando lo requieran”, dijo.
Gil Antón propuso que debe distinguirse el rezago en el cumplimiento de la escolarización establecida como obligatoria en la población mayor de 15 años, dado que se abandonó el sistema antes de concluir la secundaria.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Campus Milenio.

11 de diciembre de 2012

La falla de los últimos años fue la falta de un proyecto en educación

Por Isaac Torres y Adrián Figueroa*

La educación de menor calidad se ofrece a las comunidades que tienen menos recursos, por lo que se debe avanzar en la equidad y justicia en este sector y que no haya diferencias en la enseñanza, asegura el doctor Humberto Muñoz.
como moderador de la primera sesión del seminario Plan de diez años para desarrollar el Sistema Educativo Nacional en el auditorio Antonio Caso de la UNAM, aseguró que México no crecerá si no se abate el analfabetismo y el rezago educativo.
Son sus reflexiones de la presentación de la mesa “Impulsar el Derecho a la Educación y la Inclusión Social”, en el marco de la presentación del documento  “Transformar el Sistema Educativo Nacional. Diez propuestas para diez años”, añadió que lo que dará pleno soporte el desarrollo del país, “es que el sistema educativo retome su filosofía de educar y formar seres humanos”.
El documento enfatiza además de las desigualdades en la educación, el acceso educativo, donde permanecen brechas importantes entre entidades federativas: 13 estados, refiere, aún están por debajo de la media nacional y 14 más no alcanzan el promedio nacional en secundaria. En el nivel superior “más de la mitad de los estados presentan coberturas inferiores a la media nacional”.
Otro reto clave es el de la calidad, que de acuerdo con el Foro Económico Mundial, cita el texto, México ocupa el lugar 118 de entre 144 países clasificados por la calidad de su educación primaria.
El documento destaca además el rezago educativo visto por entidades federativas. Como ejemplo, con datos del Consejo Nacional de Población, establece que en 2010 el porcentaje de población de 15 años que no terminó la primaria se ubicó en el 19.9 por ciento a nivel nacional, pero las diferencias oscilan de entre 8.7 por ciento en el DF y casi el 40 por ciento en Chiapas.
“Con estos niveles de rezago educativo no podemos pensar en una mejor sociedad y menos en un país competitivo a nivel mundial. La cifra es enorme: 32 millones en rezago educativo, que representa 41 por ciento de las personas mayores de 15 años.

En su oportunidad, la doctora Sylvia Schmelkes destacó que el derecho humano a la educación es el camino por donde debemos transitar. “Es una prerrogativa que ha sido conculcada para más de 30 millones de personas mayores de 15 años, quienes se encuentran en el analfabetismo o en el rezago educativo”.
"Aunque también tenemos otro problema. Las comunidades indígenas no son atendidas desde su diversidad lingüística y cultural, lo que significa que este derecho que garantiza el acceso a la enseñanza, no está siendo equitativo".
Por su parte, el doctor Manuel Gil Antón destacó que la falla más importante en los últimos años en el sector, “es la falta de un proyecto de educación. Uno en el que sea ineludible asegurar el acceso a la educación de todos los mexicanos, que los forme como ciudadanos responsables, que exijan revisión de cuentas y defiendan la democracia”.
Sin embargo, señala que esta educación debe ser con calidad, “porque hoy tenemos muchos jóvenes, niños y adultos que tienen problemas de comprensión de lectura o no pueden hacer bien cálculos matemáticos”.
Por otra parte, en el seminario donde se presentó el estudio realizado por la UNAM, se abordaron temas como la evaluación de los docentes. Al respecto,  Olac Fuentes, ex subsecretario de Educación Básica, manifestó que se requiere de un sistema que permita evaluar en los maestros lo verdaderamente importante en el ejercicio de la educación, “y que no se puede hacer con exámenes simplones, como los aplicados en la evaluación universal”. Se requiere analizar cómo ejerce su profesión, cómo valora y atiende a los alumnos.
“Actualmente, los profesores piensan más en los exámenes (los de ellos y el de los alumnos: Enlace) que en cómo despertar la curiosidad e impulsar la tenacidad en el trabajo”.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en La Crónica (11/Diciembre/2012)

7 de diciembre de 2012

Las Reformas que Necesita la Educación Mexicana: Propuestas en busca de consensos



"Las Reformas que Necesita la Educación Mexicana: Propuestas en busca de consensos", se elaboró a partir de análisis y reflexiones sobre el contexto actual en que se inserta nuestro país, y sobre la situación que guardan los asuntos concernientes a la educación. Pretende ser un planteamiento propositivo y sustentado, que propone los fines y los medios para alcanzarlos, en el corto y en el largo plazos. Coordinado por Reyes S. Támez Guerra y Felipe Martínez Rizo, participa en esta obra la Mtra. Sylvia Schmelkes del Valle, directora del INIDE de la UIA.


En caso de que no puedas visualizar correctamente el texto en tu pantalla, da clic enlace; si deseas descargarlo, accede al siguiente vínculo.

6 de diciembre de 2012

Premios y protestas

Por Pedro Flores Crespo*
La investigación educativa de México tiene un motivo más para celebrar. Uno de sus mejores exponentes, Carlos Muñoz Izquierdo, recibió de manos del Presidente de la República el Premio Nacional de las Ciencias y las Artes en el campo de la Historia, Ciencias Sociales y Filosofía. Sin duda alguna, este es un premio a la trayectoria de una persona que ha “enriquecido el acervo cultural del país y el progreso de la ciencia”. Muñoz Izquierdo ha cultivado el entendimiento de las formas en que la educación puede mejorar las dimensiones sociales, culturales y económicas de nuestra vida.
Con serenidad, este científico social nos ha enseñando a relacionar inteligentemente la teoría con los datos, a construir evidencia en aras de iluminar mejor la problemática educativa, a indagar las causas de la baja efectividad de las políticas y a proponer alternativas de acción como un ejercicio derivado del intelecto y de la razón. Muñoz Izquierdo no es un académico que se deje fascinar por sofisticados modelos econométricos, el dato o modas discursivas y teóricas - aunque en ocasiones se arriesgue a menospreciar y subvaluar trabajos originales -, tampoco suele utilizar discursos catastrofistas o alarmistas para llamar la atención sobre la problemática educativa. Es, en el campo de la investigación social, un ejemplo de sensatez y buen juicio y con ello, su obra ha tenido profundas repercusiones.
A finales de 2003, tuve la fortuna de volver a México y empezar mi carrera académica en el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana, cuyo director era precisamente Carlos Muñoz Izquierdo. Él ha criticado mi trabajo académico como yo el suyo y seguimos siendo amigos. Digo, ya ve usted que en México la crítica u opinión en sentido contrario sigue siendo un pasaporte seguro hacia el encono y la indiferencia. Le he agradecido que comente de manera elegante y poco complaciente esta columna; que platiquemos de cosas triviales en los comedores institucionales de la Ibero; que nos ponga al día de lo chistes de Catón y que nunca busque su lugar “reservado” - o hasta adelante - en los auditorios en donde se realizan eventos académicos u oficiales a los cuales es invitado.
Sobre el Premio – que se suma a otros de talla internacional - expresó que este reconocimiento le da esperanza de que su trabajo será más leído y aprovechado; pues su único interés es que más niños, principalmente de zonas indígenas y marginadas, tengan acceso a una educación básica de calidad: axiológicamente relevante, pedagógicamente eficaz, culturalmente pertinente, económicamente eficiente y socialmente equitativa. ¿No es esto un claro ejemplo de buen pensar?
Protestas, desinformación y parcialidad
Soy de la idea de que la democracia se construye con legalidad, instituciones sólidas, elecciones limpias y libertades para informarse, discutir, razonar y participar públicamente. Históricamente, el cambio político no parece haberse iniciado por el simple auto examen de las élites o de los representantes del poder. La crítica e inconformidad abierta de los individuos es una fuerza para la defensa y mantenimiento de los sistemas que nos hacen convivir pacíficamente como la democracia.
Los actos de protestas legítimos y vandalismo reprobable que observamos el día de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto (EPN) como presidente hacen pensar en la responsabilidad de los actores no gubernamentales frente a un régimen cuyas formas de proceder, históricamente, eran ¿son? el autoritarismo y la represión. Los medios de comunicación electrónicos, por ejemplo, seguían la noticia del cambio de gobierno con banalidad y como si todo fuera un día de campo. Ante no más de 30 personas que estaban apostadas afuera de la casa de EPN, un reportero de TV Azteca proclamaba que había habido una “gran movilización” para saludar al presidente electo.
Con el mismo sentido de manipulación, empecé a recibir tuits de que en las protestas alrededor del palacio legislativo de San Lázaro, había muerto un joven a consecuencia de una herida de bala de goma en el rostro. Su nombre, según La Jornada, era Carlos Yahir Valdés de una organización de Oaxaca. Si mi indignación creció, imagínese usted el efecto que produjo esta información entre los que le apuestan al fracaso del gobierno priísta como una forma de reivindicar su fervor político. Aunque La Jornada no rectificó inmediatamente, después se supo que afortunadamente no había habido ningún deceso. ¿Para qué lanzar en esos momentos información que no tiene respaldo?
La creación de ficciones – como el de la “imposición” - daña profundamente cualquier avance democrático y la negación de la realidad puede ser el inicio de la intolerancia y la violencia. ¿De qué lado estamos los que nos suscribimos las formas de gobierno del PRI?

* Doctor en Política por la Universidad de York, es investigador y académico del  Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (UIA): pedro.flores@uia.mx. Síguelo en Twitter: @flores_crespo. Originalmente publicado en Campus Milenio.

4 de diciembre de 2012

Distinguen plan educativo


El proyecto de investigación-acción Escuela y Comunidad, que la Universidad Iberoamericana desarrolla desde hace un año en escuelas primarias y secundarias de comunidades indígenas en Yucatán, Guerrero y Chiapas, fue ganador de la tercera convocatoria que Metlife hizo a proyectos sociales que fomenten hábitos de vida sana y una mejor calidad educativa.
Dirigido por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE), de la Ibero, Escuela y comunidad fue uno de los siete proyectos que se verán beneficiados por Metlife, que recibió 243 propuestas para su análisis. Consistente de un diplomado de formación intensiva (120 horas, dividida en 10 meses de sesiones mensuales), Escuela y comunidad capacita a cerca de 300 maestros, directores y docentes de Yucatán, Guerrero y Chiapas, alrededor de cuatro ejes fundamentales: interculturalidad, valores, medio ambiente y participación.
Fundamentalmente queremos que los maestros vean la educación de una forma distinta, como una forma de acercamiento a la comunidad”, señaló la doctora Sylvia Schmelkes, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo y reciente ganadora del Premio Mundial de las Ciencias Eureka. Durante su segundo año de actividades, Escuela y comunidad será financiado por las fundaciones Metlife, Kellog y Sertull, así como por el programa Bécalos y por los gobiernos de los estados involucrados.
El Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) analiza y propone alternativas de solución a los problemas resultantes del proceso de desarrollo que ha experimentado el sistema educativo nacional, los cuales afectan en mayor medida a los sectores desfavorecidos.
INIDEdelaUIA's Diplomado Escuela y Comunidad Xochistlahuaca album on Photobucket


*Originalmente publicado en Capital de México (4 de Diciembre de 2012). Sylvia Schmelkes del Valle es Socióloga y Maestra en Investigación Educativa (Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México) y actualmente Directora del INIDE de la UIA.

3 de diciembre de 2012

Designación de Chuayffet limita a Elba

José Juan Reyes/El Economista*

Para la academia y sociedad civil, como Mexicanos Primero, la designación de Emilio Chuayffet Chemor al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP) es positiva, pues el margen de maniobra del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se limita. Incluso con los anuncios hechos el sábado por Enrique Peña Nieto se abren expectativas interesantes.
En opinión de Alberto Serdán, de Mexicanos Primero, la designación de Chuayffet Chemor como titular de la SEP es positiva, “pues la política educativa había sido diseñada, implementada y evaluada por el sindicato o, por lo menos, con el veto del mismo. Incluso las últimas designaciones del Secretario pasaban por la bendición de la cúpula del SNTE, al parecer en esta ocasión no fue así”.
Pedro Flores Crespo, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana, más allá de los personajes políticos se deben privilegiar los retos que se tienen, aunque advirtió: “El estilo de gobierno del nuevo gabinete es que si vuelven a repetir fórmulas centralistas y cerradas no van a avanzar. Ya no son tiempos de los 70. Si ellos se cierran y negocian por abajo, no son públicos los acuerdos y engañan, les va a pasar lo que ocurrió a Calderón. Por eso tienen que abrir la discusión y allegarse de los académicos para tener un proyecto consensuado con las partes involucradas”.
Ambos coincidieron en que el titular de la SEP tiene que detallar los alcances de la propuesta de Peña Nieto, en el sentido de modificar el Artículo 3 constitucional hasta dónde llegará el cabildeo con las fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión.

PARECE QUE VAN POR BUEN CAMINO
Alberto Serdán, coordinador de Activación Ciudadana de la organización Mexicanos Primero, dijo que aunque se deberá esperar a conocer las designaciones de los subsecretarios en materia de educación, la designación y los primeros anuncios hechos el sábado indican que quiere ir por buen camino.
“Emilio Chuayffet puede generar el contrapeso, ojalá lo haga con el menor conflicto posible. También será importante ver las reacciones del SNTE”.
Indicó que como parte de la sociedad esperan tener una reunión en el corto plazo con el titular de la SEP, con la finalidad de conocer a detalle los alcances de las reformas anunciadas (al 3 constitucional, así como el servicio civil de carrera para los profesores).
Por su parte, el especialista en el tema de educación, de la Universidad Iberoamericana, Pedro Flores Crespo, consideró que al discurso del sábado Enrique Peña Nieto sólo le faltó enfatizar en que en esta reforma educativa los niños tienen derecho a un profesor bien calificado.
Explicó que la nueva administración se enfrentará a varios obstáculos, por ejemplo: no regresar a un sistema educativo opaco como en la década de los 70; tener buen cabildeo con las fuerzas del Congreso de la Unión; además de fortalecer la investigación en educación, pues nuestro país no la tiene.

SE CRUZAN SUS CAMINOS: ELBA ESTHER Y CHUAYFFET, VIEJOS CONOCIDOS SE REENCONTRARÁN EN LA SEP
el nuevo secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, se enfrentó a Elba Esther Gordillo Morales en noviembre del 2003, pleito que derivó en la destitución de la dirigente vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) como coordinadora de los diputados del PRI en la Cámara de Diputados en la LVIII Legislatura.
Aquella inconformidad de los diputados federales priístas con La Maestra fue resultado de la pretensión de obligarlos a aprobar la aplicación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a alimentos y medicinas, tal como lo había acordado Gordillo con el entonces Presidente Vicente Fox Quesada.
El mexiquense fue marginado de las posiciones de poder en la Cámara Baja por instrucciones de Gordillo Morales, quien no le concedió presidir ninguna comisión ordinaria de trabajo. Sin embargo, tres meses después de iniciada la Legislatura sustituyó a la chiapaneca en la coordinación de la bancada tricolor tras su remoción.
En palabras de Chuayffet, con La Maestra había “profundas divergencias”.
Gordillo Morales lo acusó por aquellos días de atacarla porque no le había permitido cumplir sus “intereses personales”.
Chuayffet Chemor es abogado por la Universidad Nacional Autónoma de México. Nació en Toluca, Estado de México, el 3 de octubre de 1951.
Priísta de toda la vida, ya fue Secretario de Gobernación y Gobernador del Estado de México, así como alcalde de Toluca.
Durante las administraciones Alfredo del Mazo, Alfredo Baranda y Mario Ramón Beteta, exgobernadores del Estado de México, el recién designado titular de la SEP se desempeñó como Secretario de Educación y de Gobierno.
En 1990 fue Director General del Instituto Federal Electoral. (Con información de Rolando Ramos)


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en El Economista (2/Dic/2012). 

29 de noviembre de 2012

Recibe Carlos Muñoz Izquierdo el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012

Por sus destacadas aportaciones al desarrollo de la educación en México, el investigador emérito de la Universidad Iberoamericana (UIA), Carlos Muñoz Izquierdo, recibió hoy el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012, en el rubro de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía.
El Premio Nacional de Ciencias y Artes es la máxima distinción que otorga el gobierno federal a quienes promueven el conocimiento, la creación artística, la investigación humanística, científica y tecnológica, las tradiciones y el arte popular.
Se entrega anualmente desde 1945 a "las personalidades que han puesto en alto el nombre de la nación" en los rubros de Lingüística y Literatura, Bellas Artes, Historia, Ciencias Sociales y Filosofía, Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales, Tecnología y Diseño, Artes y Tradiciones Populares.
Muñoz Izquierdo, a través de sus más de 200 publicaciones, ha mostrado la problemática de desigualdad que impide el acceso a la educación básica.
Asimismo ha expuesto la necesidad de impulsar una mayor equidad en la distribución de las oportunidades de aprendizaje.
Este reconocimiento, dijo, "me da la esperanza y la expectativa de que mi trabajo será más leído y aprovechado. Mi único interés es que más niños, principalmente de zonas indígenas y marginadas, tengan acceso a una educación básica de calidad: axiológicamente relevante, pedagógicamente eficaz, culturalmente pertinente, económicamente eficiente y socialmente equitativa”.
El académico es considerado uno de los pioneros de la investigación educativa y en la Ibero es fundador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE).
El premio le fue entregado en la Residencia Oficial de Los Pinos, por el Presidente Felipe Calderón.
Muñoz Izquierdo es investigador nacional nivel III, y actualmente es investigador emérito en el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Campus MilenioCarlos Muñoz Izquierdo es Licenciado en Economía por el ITAM y doctor en Educación y Desarrollo Internacional por la Universidad de Stanford, Estados Unidos. Ha sido profesor de la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad de Harvard. Es investigador emérito y fundador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

¿Qué hizo bien y mal el panismo en educación?

Por Pedro Flores Crespo*

"Un paso pa'delante
y un paso para atrás pero con ganas"
Canción, Juana La Cubana

Este primero de diciembre concluye no sólo el gobierno de Felipe Calderón, sino también una etapa en la vida democrática de México. Dejará de encabezar el gobierno federal Acción Nacional (PAN) para darle paso al Partido Revolucionario Institucional (PRI). ¿Qué herencia dejó el panismo en el sector educativo? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal? ¿Qué falta por hacer? Trataré de responder a estas preguntas haciendo una selección de temas que juzgo clave y además, tomando en cuenta el periodo comprendido del año 2000 al 2012.

Alarmismo y aciertos
El 2000 generó esperanzas de cambio político, por un lado y preocupaciones, por otro. A los que esperábamos una transición con signo distinto, nos alertaba que el gobierno encabezado por Vicente Fox, un empresario y ferviente católico, perdiera de vista la distinción entre sus creencias personales y el ejercicio del poder. Augurábamos que la “derecha” iba a tomar las escuelas y la religión barrería con la laicidad. Nos equivocamos. Hasta donde sé, no hubo iniciativa por parte del Ejecutivo Federal para enseñar la vida de los santos en las escuelas públicas. Los datos, además, demuestran que la mayoría de los estudiantes sigue concentrada en el sector público. 87 de cada 100 educandos realiza sus estudios en una institución pública y tal porcentaje no ha variado significativamente desde el año 2000.
Aparte del tino preservar la laicidad, los gobiernos del PAN se diferenciaron de los priístas por tratar de impulsar la construcción de información independiente sobre el desempeño del Sistema Educativo Nacional (SEN). La creación, en 2002, del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) fue otro acierto de la transición democrática. En el nivel básico, ahora tenemos mejores referentes para juzgar la calidad de la educación. Incluso, la prueba Enlace (Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares), que fue ideada antes de 2006, fue un paso en la dirección correcta. Con Enlace, ahora los padres de familia contamos mayor información sobre el desempeño escolar para reflexionar y discutir, de manera más fundamentada, qué alternativas tomar para que nuestros hijos aprendan más y mejor.
Pero el paso hacia adelante en materia de evaluación educativa pronto se vio obscurecido por una corta y distorsionada visión. Los resultados de la prueba Enlace y de otras evaluaciones como PISA (Programa Internacional para la Evaluación del Estudiante) fueron vistos como fines en sí mismos, acarreando un sobre uso de la información. El Programa Sectorial de Educación 2007-2012, por ejemplo, estableció como meta alcanzar un determinado puntaje en PISA sin meditar que se puede llegar a ese horizonte por diversos caminos que en poco o en nada tienen que ver con el aprendizaje. Como resultado del mal uso de información, ahora enfrentamos el reto de hacer que los resultados de las pruebas de logro escolar vuelvan a ser socialmente valorados y para ello, el próximo gobierno tendrá que asegurarse que los resultados obtenidos por los niños y jóvenes sean reflejo del trabajo académico continuo y no del entrenamiento temporal para pasar la prueba o del chanchullo de comunidades escolares o autoridades educativas. Enlace es un claro ejemplo de cómo en México podemos convertir algo valioso en trivial.
Otro acierto de las administraciones panistas fue la atención que le prestaron a la educación media superior. En 2005, se reestructuró la Secretaría de Educación Pública (SEP) para dar lugar a la Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS) y en 2008, se anunció y puso en marcha, la reforma integral de ese nivel. Derivado de la preocupación social y gubernamental por el bachillerato, éste se volvió obligatorio en 2011. Todos estos cambios seguramente van a marcar el desarrollo del sistema educativo nacional en los próximos años y aquí el gobierno entrante tendrá que asegurar que la obligatoriedad del bachillerato ocurra bajo condiciones de pertinencia y equidad.
Como puede observarse, al contrario de hace 12 años, ahora tenemos una plataforma política e institucional mucho mejor cimentada para impulsar cambios en el bachillerato, un reforma que aun con sus limitaciones, allanó el camino para el desarrollo de este nivel. Por si esto fuera poco, el INEE dio a conocer en 2011 el Panorama Educativo de México que por primera vez, integró indicadores para tener una “imagen comprensiva” de las condiciones y desempeño del Subsistema de Educación Media Superior. No hay pretextos entonces para que el próximo gobierno no le imprima mayor efectividad a las políticas del bachillerato mexicano.
En resumen, reconocer la función de la laicidad en el sistema educativo, tratar de construir información independiente sobre el desempeño del sistema educativo y la atención política prestada al bachillerato mexicano pueden considerarse como aciertos de las administraciones panistas que tienen —y tendrán— consecuencias positivas para el desarrollo educativo de México. Pero como la crítica no solamente se compone de resaltar lo bueno, sino también de apuntar lo malo, a continuación expondré los errores que juzgo más graves de las dos administraciones panistas.

Errores como lección a futuro
Aunque el Programa Nacional de Educación 2001-2006 (Pronae) presentaba un puntual diagnóstico del sistema educativo, exponía una visión a largo plazo y delineaba un “pensamiento educativo” que marcaría el rumbo de las políticas educativas, el gobierno de ese entonces – como el actual - se quedó corto pues se abocó a introducir programas a diestra y siniestra en lugar de definir los problemas correctamente para entonces diseñar políticas consistentes. Incluso se llegó a decir que el programa de Enciclomedia, por ejemplo, tendría que llegar a ser una “política de Estado”. Queríamos curar el cáncer con aspirinas. La falta de visión para emprender cambios estructurales en el sistema educativo fue patente.
¿Qué tenemos ahora? Fuertes cuestionamientos a Enciclomedia por razones administrativas y pedagógicas, así como malos resultados en la implementación del programa que la suplió: Habilidades Digitales para Todos (HDT). En este sexenio se prometió tener conectividad en 155 mil aulas y sólo se logró un cumplimiento de dos por ciento de esta meta. La ineficiencia y el hecho de pensar que un programa es suficiente para introducir cambios significativos en la educación del país es un error que el próximo gobierno podría evitar. Hay experiencia acumulada para proceder distinto.
Pero la transformación del sistema educativo de México no sólo implica plantear el problema en términos correctos y formular una buena agenda educativa que incluya políticas consistentes, requiere también identificar los rasgos de una estructura de oportunidades políticas. El presidente Felipe Calderón, al pactar con la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, pasó por alto que en la actualidad, el clientelismo no puede en combatirse con acuerdos corporativos. Querer erradicar la herencia y venta de plazas para ingreso al servicio docente por medio de una forma centralista y vertical dañó al gobierno, benefició a la dirigencia sindical en su supuesta imagen “progresista” y resultó ser una burla para los maestros. A cuatro años de haberse iniciado el Concurso Nacional para Plazas Docentes (CNPD), hay 15 estados que no han asignado más de la mitad de plazas que fueron concursadas. Baja California Sur, por ejemplo, no ha otorgado ninguna plaza y en algunos casos, no se ha respetado el orden de prelación. El mérito, por lo tanto, ha brillado por su ausencia.
A este respecto, si el próximo gobierno priísta desea actuar con un compromiso público, podría empezar por emprender cuatro acciones. Uno, promulgarse por el derecho de todos los niños por tener maestros altamente calificados, lo cual, es imprescindible para elevar la calidad de la educación. Dos, discutir públicamente con los gobiernos estatales unos nuevos lineamientos para participar en el concurso que permitan dar entrada a cualquier profesional calificado para cultivar la inteligencia de la niñez mexicana. Tres, persuadir a los legisladores para que se modifique el marco regulatorio para el otorgamiento de las plazas. En este proceso, las organizaciones civiles podrían continuar con su ejemplar función de vigilancia y cabildeo. Y cuatro, convocar a un grupo de especialistas de la educación para rediseñar e introducir esquemas integrales de evaluación docente. Sobre este tema, ya se cuenta con conocimiento acumulado y diversas propuestas valiosas.
Otra deuda pendiente —y por lo tanto, falla— de los gobiernos de la transición fue el combate al rezago educativo, el cual se compone de la gente que no sabe leer ni escribir (analfabetas) y de las personas que no han terminado la primaria y la secundaria. En 2001, se reportaba que México tenía 32.5 millones de personas en esta terrible situación de desventaja. Más de una década y dos gobiernos no fueron suficientes para reducir significativamente el número de personas en rezago educativo. El Sexto Informe de Gobierno informa que sigue habiendo más de 31 millones de personas en rezago y aquí lo más grave es que la población que no ha concluido la secundaria va en aumento. En 2001, eran 14 millones de individuos y para 2007 y 2012 ese número ascendió a 15.7 y 16.4 millones, respectivamente.
Pero aparte del mal funcionamiento de la secundaria mexicana, existe otro agravante en relación con el rezago educativo. El financiamiento a esta modalidad educativa durante el periodo de la transición democrática ha sido mínimo y, más grave aún, ha ido disminuyendo. Observatorio Ciudadano de la Educación (OCE) hizo notar que mientras que en 2003 se destinaba 0.04 por ciento del PIB a la educación de jóvenes y adultos, para 2007 este porcentaje había sido ligeramente menor (0.03).
Para abatir el rezago educativo, es evidente que se requiere actuar distinto. En primer lugar, se necesita sensibilizar a la opinión pública de que el rezago es una deuda social inaplazable. Esta sensibilización tendría que impulsar un intenso cabildeo para que se le otorguen más recursos a la educación de jóvenes y adultos. En segundo lugar, habrá que impulsar políticas orientadas a mejorar sustancialmente el funcionamiento de la secundaria mexicana. Pareciera que la reforma emprendida desde 2004 fue insuficiente y aún no es claro si la Reforma Integral de la Educación Básica (RIEB) emprendida en este sexenio podrá mejorar significativamente los aprendizajes de los jóvenes. Requerimos evidencia para discutir cómo rectificar el rumbo o de otra manera, el rezago educativo, seguirá creciendo. En tercer lugar, habría que analizar los procesos de implementación de los programas de alfabetización, que aún cuando han mostrado ciertas ventajas, no están dando los resultados esperados. “Un México sin alfabetismo” podría ser una buena bandera política del gobierno entrante.

PRI: ¿hacia dónde?
A algunos, la llegada del PRI al gobierno federal nos vuelve a poner inquietos y en un estado de alerta. Quizás no sea para menos; la historia nos concede razón. Sin embargo, las lecciones mencionadas arriba no son menores ni insignificantes para no tratar de impulsar un cambio verdadero en el sector educativo. Ya sabemos que no tenemos que perder de vista la compleja combinación de factores para plantear correctamente el problema. Renunciaríamos a la democracia si dejamos de cuestionar un plan educativo sin un diagnóstico preciso, sin pensamiento educativo y con una oferta de programas amplia como si por cada problema identificado habría una simple solución.
Estaríamos “documentando nuestro pesimismo” si no se delinea una estructura de oportunidades políticas en la implementación del plan nacional de educación y si se recurre a los estilos de gobierno centralistas, cerrados y bilaterales. La evidencia muestra que esta forma de gobierno le salió muy caro al gobierno de Felipe Calderón. Sus aliados para impulsar el cambio educativo le quedaron mal y ahora hay que pagar las consecuencias dejando el poder, ¿por qué el PRI tendría que intentar lo mismo?
Finalmente, pienso que tenemos enfrente una oportunidad de construir un esquema de gobernabilidad dentro del sector educativo que sea plural, que sea capaz de procesar los conflictos —constantes en una democracia —, imprimirle eficiencia a las políticas y beneficiar a la mayoría. El reto político e institucional es grande. ¿Estará el gobierno priísta a la altura de estas demandas? Por el bien de todos, espero que así sea.


* Doctor en Política por la Universidad de York, es investigador y académico del  Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (UIA): pedro.flores@uia.mx. Síguelo en Twitter: @flores_crespo. Originalmente publicado en Campus Milenio.

28 de noviembre de 2012

Entrega del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012 al Dr. Carlos Muñoz Izquierdo

Ceremonia de Entrega del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012, evento encabezado por el Presidente Felipe Calderón Hinojosa y en el que fue galardonado el Dr. Carlos Muñoz Izquierdo, investigador emérito y fundador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación.

27 de noviembre de 2012

Carlos Muñoz Izquierdo: Premio Nacional de Ciencias y Artes


La Secretaría de Educación Pública (SEP) dio a conocer hoy en el Diario Oficial de la Federación los nombres de los ganadores del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012 en diversos campos.
En el rubro de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía será premiado el Dr. Carlos Muñoz Izquierdo, investigador emérito y fundador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana-Ciudad de México.
El documento señala que la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012 se efectuará este martes en la ciudad de México.

¡Muchas felicidades al Dr. Muñoz Izquierdo por este galardón y por una trayectoria de éxitos!

26 de noviembre de 2012

El acuerdo que hizo un nudo a la educación

José Juan Reyes/El Economista*

La valoración que se hace desde la academia y sociedad a la educación sexenal refleja que los resultados fueron mínimos, pero no satisfactorios.
La principal falla de la administración fue dejar crecer al SNTE. Alberto Serdán, coordinador de Activación Ciudadana de la organización Mexicanos Primero, advirtió que el sindicato no sólo controló el ingreso, permanencia, promoción y estímulos de los maestros, también lo hizo con la política educativa en su diseño, implementación y evaluación. “No existió un proceso para romper con el acuerdo político corporativo”.
“La hipótesis más fuerte (ante los escasos resultados) es la complicidad. La de no enfrentar a fondo una reforma educativa; en donde si Felipe Calderón no le debió la Presidencia (de la República) al sindicato (SNTE), se comportó como si se la debiera. Entregó muchas posiciones, no sólo dentro de la Secretaría (SEP), también afuera, al grupo político de Elba Esther (Gordillo)”.
A esto se suma el hecho de que los dos primeros secretarios de Educación (Josefina Vázquez Mota y Alonso Lujambio) evitaron confrontar al SNTE porque tenían aspiraciones presidenciales.
En opinión de Carlos Muñoz Izquierdo, coordinador de la línea de investigación Calidad y equidad en educación básica, en la Universidad Iberoamericana, las decisiones tomadas por la SEP durante el sexenio no se basaron en criterios como el aprovechamiento eficiente de los recursos, la promoción de la equidad o la maximización de la eficacia pedagógica de dichos programas.
Pedro Flores Crespo, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación en la misma casa de estudios, consideró que la administración federal hizo metas que confundieron. “Fueron lucidoras”, pero no estuvieron apegadas a la realidad.
El panorama que observan la academia y sociedad no dista mucho de lo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) evidenció en su Panorama de la Educación 2012 -presentado en septiembre- que México es de los países con gran número de jóvenes que no estudian ni trabajan; incluso, está entre los países que menos presupuesto destinan por alumno.
Sin embargo, según el balance parcial hecho por la SEP -hace un par de semanas-, el gobierno federal se dio a la tarea de transformar la educación de nuestro país para dotarla de la calidad que exige el mundo actual. Por ejemplo, el Programa Escuelas de Tiempo Completo cuenta con una inversión de más de 5,600 millones de pesos y está en 6,715 escuelas de todo el país, incluyendo 944 de jornada ampliada en el Distrito Federal, con lo que se rebasó la meta sexenal. Con esto se afianzó la formación de calidad para 1.3 millones de alumnos.

COMPLICIDAD CON SNTE
Alberto Serdán, coordinador de Activación Ciudadana de la organización Mexicanos Primero, aseguró que en el sexenio hubo un proceso lento en la calidad educativa. En materia de la rectoría del Estado, no se vislumbró un proceso para romper con el acuerdo político entre sindicato y gobierno.
“De hecho, al inicio fue notoria esta complicidad entre el SNTE y el gobierno con la designación del subsecretario Fernando González, yerno de la Presidenta vitalicia del sindicato. Esto dio una mala señala al trabajo que debe tener de rectoría el Estado mexicano”.
En otro caso, recordó que en la Alianza por la Calidad de la Educación, muchas políticas educativas estuvieron sujetas a comisiones mixtas SNTE-gobierno. “Uno de los acuerdos es que en esta Alianza el sindicato nombrara a 32 expertos para diseñar el examen y sólo tres fueron nombrados por la SEP”.
El gran problema que no se confrontó al ciento por ciento fue la permanencia de los comisionados sindicales, “actualmente, se destinan 1,700 millones de pesos para estas personas que se dedican a actividades sindicales y no dan clases y que además es ilegal a la luz de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado”.

FIN DE SEXENIO
Cabe mencionar que de acuerdo con la OCDE -en el reporte Panorama de la Educación 2012-, en nuestro país el gasto por alumno es de apenas 2,875 dólares anuales, cifra inferior en comparación con Suiza, el cual invierte 14,000 dólares por alumno.
El documento -hecho público en septiembre- detalla que la cantidad de jóvenes que no estudia ni trabaja llega a 7 millones 248,400 (esto es 22,400 más que en el informe del 2011). Esta situación confirma a México en el tercer lugar entre los países miembros de la OCDE al tener el mayor número de la población joven inactiva.
Para la SEP, un balance parcial -el cual ha sido mencionado por el titular de la dependencia la semana pasada- es que el gobierno transformó la educación y la dotó de la calidad que se exige. Entre los avances se encuentra el Programa Escuelas de Tiempo Completo, fortalecimiento a la lectura.

DECISIONES DISCRECIONALES
El catedrático de la Universidad Iberoamericana, Carlos Muñoz Izquierdo, explicó que en este sexenio se comprobó que al distribuir los programas, la SEP pasó por alto las sinergias que se generan cuando dos o más intervenciones educativas (como la llamada enciclomedia o la carrera magisterial) son implementadas en las mismas escuelas.
“De estas conclusiones se desprende que las intervenciones analizadas fueron el resultado de decisiones discrecionales; lo que, a su vez, pudo ser resultado de la influencia de factores políticos o, peor aún, una consecuencia de los insuficientes conocimientos de quienes operan los programas mencionados”.
Advirtió que desde el 2005, año en el que la SEP introdujo las pruebas estandarizadas para evaluar anualmente los aprendizajes, se han registrado tenues avances en dichos resultados. Sin embargo, éstos no se han concentrado en localidades con altos niveles de marginalidad, ni en los niveles más precarios del aprovechamiento escolar.
“Por tanto, los programas que desde entonces ha implementado la SEP para mejorar la calidad de la educación no han contribuido significativamente a reducir las desigualdades que ancestralmente han existido entre los rendimientos de las escuelas que atienden a estudiantes procedentes de los distintos estratos en los que está fracturada nuestra sociedad”.

LO FEO Y LO BONITO
·     La SEP advierte que el rezago educativo en México no se va resolver en 10 o 15 años, sino en tres o cuatro generaciones.
·   Para Mexicanos Primero sí hubo avances en materia de profesionalización docente: el concurso para obtener una plaza; la Evaluación Universal, y el nuevo mecanismo de carrera magisterial.
·     Otro acierto sexenal presionado por ONGs fue lograr un padrón de maestros para conocer el número de docentes frente a un grupo, aunque hay estados que aún no cumplen esta tarea.
·     Fue loable, desde el punto de vista de Mexicanos Primero, el fortalecimiento de los consejos escolares para inmiscuir a los padres de familia y comunidad en las acciones y decisiones de cada plantel educativo.
·     Para la OEA, tener un mayor gasto educativo no necesariamente se vincula a una mejora en la calidad de los servicios educativos, sino que los recursos se utilicen y aprovechen en los estudiantes.

JOSEFINA VÁZQUEZ. ENCICLOMEDIA
En abril de 2012 se acusó un daño patrimonial al Estado por más de 2,000 millones de pesos. Se señaló que en la cuenta pública 2008, el Programa Enciclomedia exhibió facturas duplicadas, pagos dobles, registro de mobiliario de inventarios tabulados doblemente. Nula vigilancia de lo entregado por la empresa encargada, al grado de que en el Informe de Resultados de la Fiscalización Superior se asienta que los proveedores contratados por la SEP incumplieron y que no instalaron las aulas multimedia comprometidas.

ALONSO LUJAMBIO. ESTELA DE LUZ
Calificada con el mote de monumento a la suavicrema, el proyecto tuvo señalamientos de sobreprecios. La Auditoría Superior de la Federación reconoció esta falta. Originalmente, se estimó un gasto de 339 millones de pesos; sin embargo, su costo final fue de 1,035 millones de pesos.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en El Economista (25/Nov/2012). 

23 de noviembre de 2012

Presentación del libro: "El primer año universitario entre jóvenes provenientes de sectores de pobreza: un asunto de equidad" en la FIL Guadalajara

El Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la UIA los invita al evento Conversaciones de los Autores con los Lectores, donde se presentará el libro "El primer año universitario entre jóvenes provenientes d
e sectores de pobreza: un asunto de equidad", de Yengny Marisol Silva Laya y Adriana Rodríguez, editado por ANUIES.

La cita es el domingo 25 de noviembre, a las 11:00 hrs, Stand J15, Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2012. 

¡No falten!




Da clic sobre las imágenes inferiores para acceder al programa del evento: