10 de febrero de 2012

Recomendaciones de políticas específicas sobre el desarrollo de un marco integral de evaluación de maestros en servicio


Por Carlos Mancera y Sylvia Schmelkes*
México es un país que, pese al formidable avance en la cobertura educativa en los pasados 60 años, al pasar de tres millones de estudiantes a más de 30 millones, aún tiene sólo a 60 por ciento de sus jóvenes inscritos en la educación media superior. Si México aspira a desarrollar una economía del siglo XXI, no sólo necesitará impulsar su matrícula de educación media superior, sino asimismo garantizar que todos los jóvenes que egresen de este nivel educativo cuenten con los conocimientos y habilidades que les permitan aprender durante toda su vida.
Si bien muchos factores contribuyen al desempeño educativo de un país, ahora sabemos, a partir de un número creciente de investigaciones internacionales, que formar una fuerza laboral docente profesional y bien calificada es clave para que un país cuente con la capacidad de mejorar los resultados escolares de sus jóvenes (Sclafani y Manzi, 2010; OECD, 2005). Sabemos también que disponer de datos y sistemas de medición sólidos y precisos que permitan no sólo registrar el avance de estudiantes y escuelas, sino también intervenir de forma oportuna con el apoyo adecuado, es indispensable para crear una cultura de mejora continua y de rendición de cuentas sobre el desempeño (McKinsey and Company, 2007).
Por esta razón proponemos el diseño de un sistema integral de evaluación de maestros en servicio en México. Esta recomendación necesita apreciarse en el contexto del conjunto más amplio de recomendaciones de la OCDE en torno al desarrollo docente y al liderazgo escolar profesionales, pues un enfoque centrado sólo en fortalecer la evaluación docente tendrá resultados limitados en el mejoramiento del desempeño de los alumnos. Sin embargo, lo contrario es asimismo válido: México puede mejorar sus programas de preparación docente, sus procesos de asignación de maestros a las escuelas, su estrategia de desarrollo profesional, su liderazgo en las escuelas, pero si estos cambios no se acompañan de un sistema de evaluación docente bien diseñado e implementado con cuidado, es poco probable que esos cambios tengan mucho efecto en el desempeño de los alumnos.
Estamos conscientes de que, de acuerdo con la experiencia internacional y la naturaleza propia de la tarea, el camino hacia el desarrollo de un sistema de evaluación de maestros en servicio presenta desafíos. Aunque es una tarea difícil, este esfuerzo es básico para mejorar la calidad educativa en México. Será necesario el compromiso de los principales actores interesados para garantizar que el sistema de evaluación docente se elabore con su apoyo. Las autoridades educativas federales y estatales, el Sindicato  Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), académicos, maestros prestigiados en lo individual y líderes de la sociedad civil deberán contribuir a llevar a buen puerto este importante proyecto, cuya meta final es mejorar la calidad de la educación.
En este documento, que toma en cuenta la experiencia y las evidencias sobre evaluación docente internacionales, delineamos las principales opciones y recomendamos una estrategia de implementación para México.
Entre los asuntos más amplios que se debaten en los países cuando elaboran y revisan sus políticas de evaluación docente se encuentran los siguientes:
-¿Cuáles deben ser los componentes de un sistema justo de evaluación docente?
-¿Cómo equilibrar los propósitos formativos y sumativos de la evaluación?
-¿Cómo comprometer a los maestros en el diseño y la implementación de los sistemas de evaluación docente?
-¿Cómo elaborar, implementar y evaluar estándares confiables de prácticas de enseñanza que conformen la base de dichas evaluaciones?
-¿Cómo emplear los resultados de evaluacionesde alumnos para evaluar a los maestros?
-¿Qué clase de recompensas o consecuencias asociar a los resultados de las evaluaciones docentes?



* Carlos Mancera es Presidente del Consejo Asesor de la OCDE sobre Evaluación y Políticas de Incentivos en México y Sylvia Schmelkes es Presidenta del Consejo Asesor de la OCDE sobre Liderazgo Escolar y Política Docente y Directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana (INIDE). Documento escrito a petición de la OCDE en junio de 2010.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada