18 de septiembre de 2012

El rezago educativo en México, un reto a combatir

Por Mariana Dávila*

La educación es el eje fundamental para el progreso de un país, genera conocimiento, desarrolla la conciencia crítica de sus ciudadanos e incentiva la creación de capital intelectual, lo que deriva en sociedades más competitivas y prósperas. El reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), dirigida por el mexicano, José Ángel Gurría, señaló que México ocupa el último lugar en expectativa de graduación en el bachillerato con un 47% y el penúltimo en el nivel superior con un 20% y existen 5.4 millones de personas analfabetas en el país. Cifras que exponen el profundo rezago educativo en el país, el cual se muestra también en el documental ¡De Panzazo!: 
De acuerdo con el Dr. Carlos Muñoz Izquierdo, investigador emérito del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE), “la raíz del problema es la inequidad educativa que sufren las personas de bajos recursos, la falta de infraestructura en los planteles de las comunidades desfavorecidas y la falta de calidad en los programas de estudio, así como en el personal docente que los imparte.” Este último punto se explora más a fondo en el reportaje de Angélica Guerrero para NotimexEducación en México
Más allá del atraso educativo, la cuestión es preocupante porque afecta todo el tejido social. El informe de la OCDE reveló que México es el tercer país con más jóvenes que no estudian ni trabajan en el mundo, más de 7 millones, pero un dato que hay que destacar también es que la tasa de desempleo más alta es para quienes concluyeron el nivel superior de educación: “Hecho que desmotivan a los jóvenes a continuar con su formación académica, obligan a los profesionales a probar suerte en otros países y orillan a la población a incurrir en actividades delictivas. A la par que nos generan un estancamiento cultural y una falta de productividad enormes.”, opinó para El Universal, Efe Héctor Castillo Berthier, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México.
A pesar de la gravedad del asunto, todavía no existe una solución viable para frenar el rezago educativo, por ello es importante conocer las opciones para tratar de frenarlo. “En primer lugar es imperante reducir los índices de pobreza y la desigualdad social que prevalecen en el país. En segundo, es necesario destinar más financiamiento público al mejoramiento de la calidad educativa. Finalmente hay que encontrar una forma de impartir una educación que verdaderamente responda a las necesidades y posibilidades de los distintos sectores sociales. Sólo a través de la educación de calidad nos será posible construir una sociedad igualitaria, políticamente participativa, económicamente productiva y adecuadamente preparada para enfrentar problemas futuros.”, estableció el Dr. Muñoz.

* Derechos Reservados. Originalmente publicado en Ibero 90.9

No hay comentarios. :

Publicar un comentario