18 de septiembre de 2012

La inequidad educativa en México

Por Mariana Dávila*

La inequidad educativa es un problema que aqueja al país. Esta es una causa más de la desigualdad social imperante, la cual aumentó en los últimos años. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) señala que existen 52 millones de mexicanos viviendo en pobreza, estadística que del 2008 al 2010 se elevó en un 1.7%. Si se considera que el indicador internacional Programa para la Evaluación Internacional (PISA) establece que el desempeño académico es más deficiente en los estudiantes de un nivel socioeconómico bajo que en los que pertenecen a una clase social media o alta, dicha cifra habla del profundo rezago educativo al que nos enfrentamos.
Sin embargo, la raíz del problema no es puramente económica. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) el Gobierno Federal destina el 6.2% del Producto Interno Bruto a la educación. Esto ha permitido que en la última década la cobertura se haya incrementado, colocando a México en el cuarto lugar de una lista de 38 países en lo que respecta a educación básica. Logro que a su vez es revertido en la educación de nivel superior en la cual sólo 4 de cada 10 jóvenes que ingresan logran graduarse. Lo que indica que la crisis educativa tiene que ver más con la falta de contenidos que con los insumos.
La Dra. Marisol Silva Laya, investigadora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE), informa que el conflicto fundamental radica en que “la política educativa busca combatir la inequidad pero no conceptualiza adecuadamente el término, por lo tanto los programas gubernamentales no atacan la raíz del problema. Se tiende a asociar la equidad con la cobertura que, aunque ha tenido un alcance considerable, no se ha hecho bajo las condiciones adecuadas. Con esto me refiero a que generalmente las escuelas destinadas a la población más marginada no cuentan con la infraestructura apropiada ni el equipo necesario para garantizar un buen aprendizaje. Asimismo, la falta de calidad en los proyectos educativos no permite que haya un desarrollo integral en el estudiante.”
Por su parte, la organización Mexicanos Primero, que actualmente enfrenta un conflicto con la cúpula del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) por condenar que las comisiones que el magisterio otorga a 22 mil de sus agremiados representan una malversación de fondos, coincide en que la inequidad es una problemática real en la educación del país. 
La investigadora Marisol Silva Laya concluye que si se quieren disminuir los índices de inequidad educativa en el país se deben llevar a cabo tres acciones fundamentales. En primer lugar, se requiere de una reestructuración de los programas educativos, ya que estos no responden a las necesidades de los estudiantes. En segundo, es de vital importancia contar con un personal docente bien capacitado que transmita sus conocimientos de forma adecuada. Y, por último, se debe lograr una distribución más equitativa del presupuesto destinado a la creación de escuelas.


* Derechos Reservados. Originalmente publicado en Ibero 90.9

No hay comentarios. :

Publicar un comentario