26 de noviembre de 2012

El acuerdo que hizo un nudo a la educación

José Juan Reyes/El Economista*

La valoración que se hace desde la academia y sociedad a la educación sexenal refleja que los resultados fueron mínimos, pero no satisfactorios.
La principal falla de la administración fue dejar crecer al SNTE. Alberto Serdán, coordinador de Activación Ciudadana de la organización Mexicanos Primero, advirtió que el sindicato no sólo controló el ingreso, permanencia, promoción y estímulos de los maestros, también lo hizo con la política educativa en su diseño, implementación y evaluación. “No existió un proceso para romper con el acuerdo político corporativo”.
“La hipótesis más fuerte (ante los escasos resultados) es la complicidad. La de no enfrentar a fondo una reforma educativa; en donde si Felipe Calderón no le debió la Presidencia (de la República) al sindicato (SNTE), se comportó como si se la debiera. Entregó muchas posiciones, no sólo dentro de la Secretaría (SEP), también afuera, al grupo político de Elba Esther (Gordillo)”.
A esto se suma el hecho de que los dos primeros secretarios de Educación (Josefina Vázquez Mota y Alonso Lujambio) evitaron confrontar al SNTE porque tenían aspiraciones presidenciales.
En opinión de Carlos Muñoz Izquierdo, coordinador de la línea de investigación Calidad y equidad en educación básica, en la Universidad Iberoamericana, las decisiones tomadas por la SEP durante el sexenio no se basaron en criterios como el aprovechamiento eficiente de los recursos, la promoción de la equidad o la maximización de la eficacia pedagógica de dichos programas.
Pedro Flores Crespo, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación en la misma casa de estudios, consideró que la administración federal hizo metas que confundieron. “Fueron lucidoras”, pero no estuvieron apegadas a la realidad.
El panorama que observan la academia y sociedad no dista mucho de lo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) evidenció en su Panorama de la Educación 2012 -presentado en septiembre- que México es de los países con gran número de jóvenes que no estudian ni trabajan; incluso, está entre los países que menos presupuesto destinan por alumno.
Sin embargo, según el balance parcial hecho por la SEP -hace un par de semanas-, el gobierno federal se dio a la tarea de transformar la educación de nuestro país para dotarla de la calidad que exige el mundo actual. Por ejemplo, el Programa Escuelas de Tiempo Completo cuenta con una inversión de más de 5,600 millones de pesos y está en 6,715 escuelas de todo el país, incluyendo 944 de jornada ampliada en el Distrito Federal, con lo que se rebasó la meta sexenal. Con esto se afianzó la formación de calidad para 1.3 millones de alumnos.

COMPLICIDAD CON SNTE
Alberto Serdán, coordinador de Activación Ciudadana de la organización Mexicanos Primero, aseguró que en el sexenio hubo un proceso lento en la calidad educativa. En materia de la rectoría del Estado, no se vislumbró un proceso para romper con el acuerdo político entre sindicato y gobierno.
“De hecho, al inicio fue notoria esta complicidad entre el SNTE y el gobierno con la designación del subsecretario Fernando González, yerno de la Presidenta vitalicia del sindicato. Esto dio una mala señala al trabajo que debe tener de rectoría el Estado mexicano”.
En otro caso, recordó que en la Alianza por la Calidad de la Educación, muchas políticas educativas estuvieron sujetas a comisiones mixtas SNTE-gobierno. “Uno de los acuerdos es que en esta Alianza el sindicato nombrara a 32 expertos para diseñar el examen y sólo tres fueron nombrados por la SEP”.
El gran problema que no se confrontó al ciento por ciento fue la permanencia de los comisionados sindicales, “actualmente, se destinan 1,700 millones de pesos para estas personas que se dedican a actividades sindicales y no dan clases y que además es ilegal a la luz de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado”.

FIN DE SEXENIO
Cabe mencionar que de acuerdo con la OCDE -en el reporte Panorama de la Educación 2012-, en nuestro país el gasto por alumno es de apenas 2,875 dólares anuales, cifra inferior en comparación con Suiza, el cual invierte 14,000 dólares por alumno.
El documento -hecho público en septiembre- detalla que la cantidad de jóvenes que no estudia ni trabaja llega a 7 millones 248,400 (esto es 22,400 más que en el informe del 2011). Esta situación confirma a México en el tercer lugar entre los países miembros de la OCDE al tener el mayor número de la población joven inactiva.
Para la SEP, un balance parcial -el cual ha sido mencionado por el titular de la dependencia la semana pasada- es que el gobierno transformó la educación y la dotó de la calidad que se exige. Entre los avances se encuentra el Programa Escuelas de Tiempo Completo, fortalecimiento a la lectura.

DECISIONES DISCRECIONALES
El catedrático de la Universidad Iberoamericana, Carlos Muñoz Izquierdo, explicó que en este sexenio se comprobó que al distribuir los programas, la SEP pasó por alto las sinergias que se generan cuando dos o más intervenciones educativas (como la llamada enciclomedia o la carrera magisterial) son implementadas en las mismas escuelas.
“De estas conclusiones se desprende que las intervenciones analizadas fueron el resultado de decisiones discrecionales; lo que, a su vez, pudo ser resultado de la influencia de factores políticos o, peor aún, una consecuencia de los insuficientes conocimientos de quienes operan los programas mencionados”.
Advirtió que desde el 2005, año en el que la SEP introdujo las pruebas estandarizadas para evaluar anualmente los aprendizajes, se han registrado tenues avances en dichos resultados. Sin embargo, éstos no se han concentrado en localidades con altos niveles de marginalidad, ni en los niveles más precarios del aprovechamiento escolar.
“Por tanto, los programas que desde entonces ha implementado la SEP para mejorar la calidad de la educación no han contribuido significativamente a reducir las desigualdades que ancestralmente han existido entre los rendimientos de las escuelas que atienden a estudiantes procedentes de los distintos estratos en los que está fracturada nuestra sociedad”.

LO FEO Y LO BONITO
·     La SEP advierte que el rezago educativo en México no se va resolver en 10 o 15 años, sino en tres o cuatro generaciones.
·   Para Mexicanos Primero sí hubo avances en materia de profesionalización docente: el concurso para obtener una plaza; la Evaluación Universal, y el nuevo mecanismo de carrera magisterial.
·     Otro acierto sexenal presionado por ONGs fue lograr un padrón de maestros para conocer el número de docentes frente a un grupo, aunque hay estados que aún no cumplen esta tarea.
·     Fue loable, desde el punto de vista de Mexicanos Primero, el fortalecimiento de los consejos escolares para inmiscuir a los padres de familia y comunidad en las acciones y decisiones de cada plantel educativo.
·     Para la OEA, tener un mayor gasto educativo no necesariamente se vincula a una mejora en la calidad de los servicios educativos, sino que los recursos se utilicen y aprovechen en los estudiantes.

JOSEFINA VÁZQUEZ. ENCICLOMEDIA
En abril de 2012 se acusó un daño patrimonial al Estado por más de 2,000 millones de pesos. Se señaló que en la cuenta pública 2008, el Programa Enciclomedia exhibió facturas duplicadas, pagos dobles, registro de mobiliario de inventarios tabulados doblemente. Nula vigilancia de lo entregado por la empresa encargada, al grado de que en el Informe de Resultados de la Fiscalización Superior se asienta que los proveedores contratados por la SEP incumplieron y que no instalaron las aulas multimedia comprometidas.

ALONSO LUJAMBIO. ESTELA DE LUZ
Calificada con el mote de monumento a la suavicrema, el proyecto tuvo señalamientos de sobreprecios. La Auditoría Superior de la Federación reconoció esta falta. Originalmente, se estimó un gasto de 339 millones de pesos; sin embargo, su costo final fue de 1,035 millones de pesos.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en El Economista (25/Nov/2012). 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario