13 de diciembre de 2012

Presenta la UNAM propuestas para transformar la educación superior


Por Ricardo Reyes*

José Narro Robles, Rector de la UNAM, señaló que es un bueno momento para presentar propuestas, para transformar el sistema educativo mexicano, ya que inician nuevas administraciones federales y locales.
En la presentación del documento Transformar el Sistema Educativo acional: Diez propuestas para diez años, dijo que aquí se puedan encontrar algunas de las líneas que favorezcan esa dirección.
El documento maneja tres líneas: Impulso al Derecho a la Educación e Inclusión Social, Revisión del Proyecto Educativo Nacional para el Siglo XXI y La Transformación del Sistema Educativo Nacional.
“Decidimos organizar una serie de capítulos que nos distribuimos más de una veintena de autores con la libertad para que cada uno pudiera convocar a algunos conocedores y expertos en la materia y tratar de hacer una aportación que, pensamos, es lo que se espera de una casa de estudios como la nuestra”, comentó.
El rector de la UNAM comentó que se trata también de un documento incompleto, con la posibilidad de enriquecerse a juicio de expertos y conocedores del tema.
“Estoy convencido que esta es una forma a través de la cuál la UNAM, la universidad pública en general, cumplen con parte de su función. Aclarar, esclarecer, diagnosticar los temas y asuntos de interés nacional, lo hacemos con enorme frecuencia, desde múltiples perspectivas y hacer las propuestas que permitan ir avanzando en este país”, planteó.

Urgente, la equidad y la justicia
Durante la primera mesa de presentación, Humberto Muñoz García, especialista de la UNAM y columnista de Campus, señaló que el conocimiento es lo que hace inteligible el presente de un país.
Así, el conocimiento de la historia de México, su sistema educativo, ayuda a entender los avances y retrocesos que los mexicanos hemos tenido en términos de democracia, bienestar y desarrollo. Igualmente, permite comprender el momento actual.
El objetivo de este libro, dijo, constituye el cumplimiento de la responsabilidad pública que tiene la UNAM de aportar conocimiento referido a los problemas nacionales.
El libro deja constancia que los universitarios queremos contribuir a la construcción de un mejor país. Demuestra nuestro empeño por participar activamente en la transformación del sistema educativo en beneficio de todos y para que tengamos una estructura económica más competitiva.
“Ubicados en el Siglo XXI, quienes hemos escrito el libro, estamos convencidos que a través de la educación se construyen consensos con elementos de unión que permiten superar contradicciones, respeto a las diferencias y mejores niveles de cultura y de vida”, consideró.

Desigualdad social
Para Sylvia Schmelkes, directora del INIDE de la UIA, lo que se ha hecho, a través del sistema educativo, es reproducir la desigualdad social de uno de los países más desiguales del mundo.
“Sin embargo, sabemos que la educación es capaz de hacer lo contrario de reproducir. Es decir, es capaz de propiciar la transformación social. Es capaz de ir abriendo a la sociedad a la justicia social, de hacerla socialmente permeable, de asegurar una vida digna para todos”, dijo.
Planteó que la educación es capaz de formar ciudadanos, fortalecer la democracia, construir tejido social, que mejora la salud y el bienestar de las personas, impacta en la productividad, en el empleo, en la movilidad social, que tiene efectos intergeneracionales, que los padres educados tendrán hijos más escolarizados que ellos, íntegros psicológicamente.
Schmelkes señaló que la educación indígena requiere de atención prioritaria.
“Quiero proponer que desde el corazón del sistema educativo, vayamos siendo capaces de atender la diversidad, la lingüística, la cultural y otras diversidades”, comentó.

Definir la calidad educativa
Por su parte, Olac Fuentes, subsecretario de Educación Básica, detalló que de cada mil niños que se inscribieron en el primer año de este siglo en primaria, la terminaron 888.
Es decir, hay una pérdida no recuperable del 11 por ciento.
Al nivel siguiente, el egreso total es de 660 de los mil que iniciaron la primaria. Es decir, lejos de tener esta cobertura que tendríamos que mantener, estamos perdiendo un tercio de la población joven antes de que termine la secundaria.
Por lo tanto, agregó, el problema del analfabetismo tiene otra faceta que no se considera, que es que la llave no está cerrada. Sigue habiendo una alimentación continua a la masa analfabeta.
Para Fuentes, el derecho a la educación es el derecho a aprender cosas que valen la pena. Lo que deberíamos hacer en el terreno de la calidad es logra no sólo la retención, sino este tipo de aprendizajes.

Hace falta un proyecto educativo
En tanto, Manuel Gil Antón, investigador educativo, aseguró que lo que más ha hecho falta en los últimos años en la educación mexicana es un proyecto educativo.
“Se debe considerar a la educación como un derecho inalienable para conseguir la inclusión social de la mayoría de los conciudadanos, hoy excluidos del acceso firme al saber y carentes, por tanto, de las estructuras y los procedimientos, las capacidades avanzadas, que les hagan posible ser capaces de aprender por su cuenta y cuando lo requieran”, dijo.
Gil Antón propuso que debe distinguirse el rezago en el cumplimiento de la escolarización establecida como obligatoria en la población mayor de 15 años, dado que se abandonó el sistema antes de concluir la secundaria.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Campus Milenio.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario