22 de febrero de 2013

Proponen más acciones de fondo para abatir rezago educativo

El presidente de la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos de la Cámara de Diputados, Jorge Federico de la Vega Membrillo, consideró que la reforma educativa debe ser más que aplicar un examen de oposición a los maestros.
El diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD) agregó que tampoco debe signarse en responsabilizar al maestro de los problemas que hay en el sistema educativo nacional, porque ello no garantiza la calidad en ese sector.
En la presentación del libro “Políticas de Educación, Ciencia, Tecnología y Competitividad”, que presentaron investigadores en el Palacio Legislativo de San Lázaro, el diputado aseveró que la reforma educativa requiere acompañarse de acciones de fondo.
Se deben, expresó, mejorar las estrategias pedagógicas, los planes de estudio, la capacitación de los profesores, así como emitir las leyes reglamentarias.
En un comunicado, el legislador explicó que éstas serían las leyes General de Educación, que normará al Instituto Nacional de Evaluación para la Educación y las de los institutos de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Además de “otras legislaciones que puedan ser alcanzadas por la reforma educativa”, y también el Artículo 123 de la Carta Magna que consagra los derechos de los trabajadores”.
“Tenemos trabajo por delante, ya está elaborada la reforma a los artículos constitucionales mencionados y falta darle contenido con las leyes secundarias”, aseveró con respecto a la reforma educativa.
Al escuchar las opiniones de académicos, De la Vega externó que “no deja de ser impactante cuando parte de nuestra realidad se nos muestra en cifras, una sociedad como la nuestra donde cada vez más se polariza la pobreza y la riqueza y afecta especialmente a los niños y los jóvenes”.
“Estos diagnósticos deben ponernos en alerta e ir acompañados por acciones alternativas”, mencionó.
A su vez, la secretaria de la Comisión y diputada del PRI, Dulce María Muñiz Martínez, destacó que después de la reforma educativa se requieren elaborar las leyes reglamentarias para lograr un cambio integral al sistema educativo nacional.
En su oportunidad, la investigadora del Centro de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, Carlota Guzmán Gómez, opinó que el texto aporta una visión amplia al debate actual para atender los problemas integrales de la educación.
Es relevante la publicación en lo social y económico, y la virtud de la obra es que no sólo se queda en el análisis, sino hace propuestas, destacó.
Si bien hay problemas que atender, también hay avances, no estamos igual que hace 30 años en los niveles de escolaridad, porque éstos han aumentado, “se ve a la educación como un horizonte de proyecto personal y familiar”, añadió la experta.
Es un hecho que existe desigualdad de oportunidades de los que pueden ingresar al sistema educativo y debe haber posibilidades de permanecer en él y egresar con carrera universitaria con oportunidades de trabajo, expuso.
No puede excluirse a casi siete millones de jóvenes conocidos como “ninis”, que no tienen oportunidad de estudiar ni acceso al trabajo, aseveró.
Se ha satanizado al maestro como el problema central de la falta de calidad educativa, sin embargo, todos los males no se le pueden fincar, remarcó.
Falta ampliar, dijo, la cobertura a nivel superior que hoy es sólo de 30 por ciento, y aseveró que una reforma no puede recaer en la evaluación ni en el maestro, sino en el sistema educativo en su conjunto: formas de enseñanza, modalidades pedagógicas, infraestructura y organización escolar.
Al hacer uso de la palabra, la académica de la Universidad Iberoamericana, Marisol Silva Laya, reveló que a 30 millones de mexicanos no se les ha respetado su derecho a la educación.
“Están excluidos del sistema, por ello la importancia de revertir la desigualdad social y económica, así como las políticas públicas para darles acceso”. Habría que dar seguimiento a la forma que se distribuyen los recursos en el sector educativo, abundó.
En su oportunidad, el catedrático del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, José Luis Calva, habló sobre la importancia de destinar mayor presupuesto a la educación, ciencia, investigación, tecnología e innovación tecnológica.
Se ha demostrado que “lo mejor para construir el futuro de las naciones y cerrar la brecha entre países desarrollados y pobres, y mejorar el ingreso nacional por habitante para que las personas tengan una mejor calidad de vida, es invertir en ciencia, tecnología e innovación”.
Debe garantizarse la inclusión de los niños y los jóvenes al sistema educativo, desde preescolar hasta el nivel universitario. Se necesita revertir la desigualdad educativa, social y económica, se trata de una tarea impostergable, puntualizó.

® Derechos Reservados. Fuente: Notimex

No hay comentarios. :

Publicar un comentario