19 de marzo de 2013

PRI al poder, entre reformas y retos el partido lava su imagen

Mediante frases como "No hay intereses ni personas intocables", o El PRI se ha transformado para poder transformar México, el actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, exhibe el giro que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) intenta dar pisando algo más de 100 días de gobierno, a partir de medidas que anhelan alejarlo de la postura tradicional que lo caracterizó.
El Pacto de México (acuerdo político con la oposición), la reforma en educación, la detención por corrupción de Elba Esther Gordillo -dirigente histórica del sindicato de maestros-, y el impulso a las reformas fiscal y energética al eliminar los tabúes que impedían realizarlas, son algunas medidas que sacudieron las filas del partido y por las que Peña Nieto apuesta a futuro.
Distintos especialistas mexicanos analizaron -en diálogo con Télam- los cambios en un contexto movilizado a partir del 3 de este mes, cuando más de 4.000 delegados nacionales del PRI votaron en Asamblea General a favor de eliminar dos candados del estatuto del partido: el veto a la inversión privada en el monopolio de petróleo -Pemex- y la aplicación del IVA en medicina y alimentos, hasta ahora exentos del impuesto.
Para Jesús Cantú Escalante, director de la Maestría de Análisis de Medios de Comunicación y Ciencias Políticas del Tecnológico de Monterrey, pese a dicha votación unánime no hay ningún cambio real en el PRI ni en los priístas.
"Es el mismo partido de siempre y los mismos militantes: pragmáticos, acomodaticios y disciplinados, esto último probablemente más acendrado que nunca, dijo el además ex consejero electoral.
Por otro lado, Carlos Muñoz Izquierdo, licenciado de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, destacó que todas las medidas que hasta ahora ha tomado el presidente Peña Nieto se desprenden del "Pacto por México", firmado en diciembre por el jefe de Estado y opositores del Partido Acción Nacional (PAN)y el Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Ese Pacto tiene algunas semejanzas con los que se registraron en otros países durante el siglo XX. Por tanto, estamos en una situación virtualmente muy distinta de las que habíamos conocido, entendió Muñoz, quien interpretó la aprobación de los vetos como un claro camino para atraer capitales extranjeros.
Pese al escepticismo, ambos reconocieron un nuevo panorama dentro del partido y señalaron que la apertura de candados integra en sí misma un caballo de batalla en los planes de transformación del actual mandatario.
Desde el gobierno, Nicolás Bellizia, ex diputado y actual delegado de la secretaría de Desarrollo Social en el Estado de Coahuila, asumió que el PRI está refundándose y adaptándose a los tiempos que vive México ya que el objetivo principal es acercar el partido a la gente.
Hay una apertura general del partido. En una etapa de un México diferente hay que hacer un partido que recupere esa cercanía que ha tenido con la gente y que se perdió y nos hizo perder elecciones, explicó a Télam en diálogo telefónico desde Coahuila recordando los 12 años que alejaron al PRI del sillón presidencial.

Bellizia consideró que los candados están siendo abiertos ya que desde la reforma de la plataforma partidaria y la propia dinámica se está demostrando ese proceso de cambio.
El veto al IVA en alimentos y medicinas surgió como una reacción desesperada de los priístas, después de perder la mayoría en la Cámara de Diputados, afectados por el incremento en la tasa del IVA del 10 al 15%, en 1995, dijo al referirse a este punto Cantú Escalante.
Para el analista, los cambios en los documentos básicos del PRI en la última asamblea simplemente muestran el sometimiento total de los priístas a las demandas del presidente Peña Nieto, quien en su campaña también se comprometió a abrir algunas áreas de la petroquímica básica a la inversión privada y hacer de Pemex una empresa de clase mundial.
Muñoz cree que el nuevo programa del PRI sólo tomará sentido si es acompañado con legislación. Desde luego tiene que reflejarse en la implementación de las leyes que son necesarias para impulsar las reformas citadas. Ello va a generar diversas luchas en el Congreso, anticipó.
Sin embargo, para Bellizia los análisis que no consideran a las iniciativas como positivas responden a un punto de vista muy conservador.
Sobre las reformas en sí, el funcionario adelantó que la propuesta oficial será reducir el IVA a un 12% y generalizarlo.
Al generalizar el IVA, quien más consume más va a pagar, se logrará una recaudación mayor y no va a vulnerar a quienes menos tienen, al final de cuentas van pagar más quienes más consumen, enfatizó.
El ex diputado priísta enmarcó a las reformas como parte del cambio necesario para atravesar la nueva etapa.
Hay un compromiso de transformar México, que se vea que hay una responsabilidad del gobierno diferente y que en la medida que sea exitoso, eso va a asegurar un triunfo en las próximas elecciones, subrayó.
El PRI recién pasó sus primeros 100 días en el poder y las reformas aún son promesas a futuro.
Quedará todo un sexenio para comprobar si las transformaciones eran tales y si el partido que volvió a la presidencia -en diciembre de 2012- finalmente logró reconquistar el poder político en México.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Terra Argentina (Télam/EFE). Foto: CNN México

No hay comentarios. :

Publicar un comentario