2 de abril de 2013

Erradicar el trabajo infantil, una tarea intersectorial: especialistas

Por Lizzette Morales Domínguez*

Diversas especialistas en temas educativos e indígenas, aseguraron que para erradicar el trabajo infantil que aqueja a los sectores más desprotegidos y apartados, como las comunidades indígenas, requiere de políticas intersectoriales que hagan énfasis en las diferencias y desigualdades de sus contextos.
En la mesa ‘Políticas educativas para eliminar el trabajo infantil en pueblos indígenas’, celebrada durante el IV Encuentro Internacional contra el Trabajo Infantil, Mariana Cruz Murueta, especialista en Educación de la Oficina de la UNESCO en México, señaló que “las políticas educativas no han funcionado ni se ajustan a los contextos” por lo que no tienen un impacto en los pueblos indígenas al no enfocarse en sus necesidades puntuales.
Cruz Murueta reconoció la necesidad de implantar políticas educativas que tomen en cuenta la cosmovisión, le lengua y las tradiciones de las comunidades indígenas para poder ofrecer una educación de calidad.
Bajo la premisa de reconocer la importancia de la educación para terminar con el trabajo infantil, la especialista expresó que aunque se haya establecido el 2016 como fecha límite para eliminarlo, en las condiciones actuales “difícilmente lograremos erradicar las peores formas de trabajo infantil”. Por ello, propuso la creación de políticas nacionales intersectoriales, además del reconocimiento de la diversidad cultural a la hora de diseñarlas.
En el evento estuvo también presente Rosalinda Morales Garza, directora general de Educación Indígena de la Secretaría de Educación Pública (DGEI-SEP), quien por su parte expuso las medidas y retos a los que se enfrenta el gobierno.
Morales Garza aseguró que en México poco se ha pensado en cómo llevarlas a cabo las políticas educativos y afirmó que “no puede haber calidad sin pertinencia”.
Habló también de la búsqueda de una educación para todos que tome en cuenta la heterogeneidad de nuestro país; expuso la labor realizada por la Dirección General de Educación Indígena, el CONAFE y el INEA como instituciones a cargo de la población en riesgo de exclusión o rezago, y los beneficios que La Cruzada contra el Hambre tendrá en la educación indígena con recursos e infraestructura en las escuelas, así como los avances del Programa de Educación Básica para Niños y Niñas de Familias Jornaleras Agrícolas Migrantes (PRONIM).
Mientras tanto, Sylvia Irene Schmelkes, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana (INIDE-UIA), expuso el caso de los niños jornaleros agrícolas migrantes que afecta principalmente a las zonas norte y sur del país.
Según datos presentados por Schmelkes, en nuestro país poco más de tres millones de niños y adolescentes trabajan para otros, de los cuales el 40% no asiste a la escuela y alrededor de 961 mil trabaja 35 horas a la semana. En este sector los niños indígenas son quienes están más expuestos a condiciones de explotación.
Por lo tanto, la investigadora propone una escuela de calidad con un mismo modelo educativo en todos los campos y los sitios de origen de los niños, así como el reconocimiento y la prohibición de la explotación para combatir sus causas con programas sociales intersectoriales.
En su participación en la mesa de discusión Xóchitl Gálvez, ex titular de la Comisión Nacional de Pueblos Indígenas, manifestó que “los gobiernos y las instituciones tienen la obligación de otorgar incentivos para que los niños estén en la escuela” al referirse a los programas implantados por el gobierno federal.
Asimismo, dijo que para encontrar una solución que permita eliminar el trabajo infantil es necesario hacer a un lado intereses políticos y la participación de la sociedad civil para que se le otorgue importancia al tema.
Dicha mesa se realizó en el marco del IV Encuentro Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, organizado por Fundación Telefónica y organismos internacionales, como la Organización Internacional del Trabajo y la UNESCO.

® Derechos Reservados. Originalmente publicado en Educación a Debate.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario