20 de mayo de 2013

Pide Sylvia Schmelkes desmitificar evaluación de maestro

La falta de definición en la forma en que se evaluará a los profesores justifica en cierta medida la incertidumbre que ha generado en el gremio, reconoció Sylvia Schmelkes del Valle, presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), pero pidió a los maestros no alarmarse.
La también directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana, reiteró la necesidad de desmitificar la idea de que un examen de opción múltiple definirá el futuro laboral de los docentes mexicanos.
“El esfuerzo de la reforma educativa, reiteró, busca convertir a los maestros en profesionales y ayudarlos a que asuman una opinión clara de la marcha del sistema educativo nacional, que defiendan sus derechos laborales y establezcan un propio código de ética, así como las condiciones para ser parte de su sindicato”, planteó.
Esta evaluación, que busca identificar las fortalezas y las debilidades de los profesores, es un elemento necesario de la reforma educativa, pero no será el único para lograr las mejoras que México necesita en la materia, subrayó en un comunicado la también ganadora del Premio Mundial de Ciencias Eureka 2012-2013.
“La calidad no es un punto de llegada, sino un proceso de mejora continua”, señaló la académica, quien precisó que serían necesarias varias evaluaciones, y sus respectivos procesos de retroalimentación (sin resultados positivos), para que un maestro viera afectada su estabilidad laboral.
Por otro lado, aseguró que uno de los principales problemas que enfrenta la educación en México se encuentra en secundaria y bachillerato, ya que estos niveles padecen una “falta de relevancia” para los jóvenes, quienes no la encuentran útil, atractiva, interesante o cercana a sus aspiraciones.
Al respecto, Pedro Flores Crespo, investigador del INIDE, subrayó que mientras en 2001 habían 14 millones de jóvenes sin terminar sus estudios de secundaria, para 2011 la cifra fueron 16.4 millones de jóvenes.
Este rezago, dijo, es parte de los 33 millones de personas analfabetas que no han terminado la educación básica en México.
Por otro lado, Flores Crespo señaló que a pesar de toda la propaganda que reciben las tecnologías de la información, éstas no son indispensables para aprender, pues los maestros tienen a la mano otros recursos que les permitan aumentar la capacidad intelectiva de sus alumnos.
De esta forma, invitó a “no hacer un fetiche de estas herramientas de apoyo”, ya que, según él, este discurso es promovido por las empresas que ven en el nexo de la educación y la informática un “negocio jugoso”.

® Derechos Reservados. Fuente: Notimex

No hay comentarios. :

Publicar un comentario