16 de agosto de 2013

México es incapaz de emplear a egresados

En México, el subempleo estructural es una situación que afecta a los egresados de cualquier nivel educativo, pero principalmente a los de instituciones de educación superior, señaló Carlos Muñoz Izquierdo, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana.
Este tipo de subempleo, explicó, es generado por la disparidad entre el ritmo al que crece la economía para incorporar productivamente a los egresados del sistema escolar.
Añadió que en el sexenio anterior se crearon sólo 40 por ciento del total de empleos necesarios para eliminar este desequilibrio, cifra que no parece haber disminuido.
El ganador del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2012, dijo que durante la segunda mitad del siglo pasado la proporción de egresados de educación superior que pudo obtener empleos acordes a su escolaridad disminuyó paulatinamente hasta descender a 0.27 al terminar la década de los 90.
“Por ello, en el año 2000, casi cuatro egresados (3.73) tenían que competir por el mismo puesto profesional generado en el sistema productivo. Como ocurre en cualquier mercado en el que la demanda es inferior a la oferta, los precios (en este caso, los salarios relativos de los egresados) tendieron a la baja”, dijo.
El experto añadió que de esta forma, los egresados que no consiguen el puesto por el que compiten con tres personas más, no quedan desempleados necesariamente, pero sí se ven obligados a aceptar ocupaciones menos productivas que aquellas a las que se orientaron sus carreras.

® Derechos Reservados. Originalmente publicado en La Crónica.
Carlos Muñoz Izquierdo es Licenciado en Economía por el ITAM y doctor honoris causa por  la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. Es investigador emérito y fundador del INIDE de la UIA.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario