15 de agosto de 2013

Necesario agregar cambios a escuelas para profesores

José Juan Reyes/El Economista*

En un primer análisis hecho por Pedro Flores Crespo, académico del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, adscrito a la Universidad Iberoamericana, advierte la necesidad de reformar las escuelas normales a partir de los resultados presentados por los exámenes utilizados en los concursos. Y es que en este punto la autoridad educativa es un potencial de cambio, debido a las deficiencias de las instituciones de formadores de maestros. Sin embargo, este asunto (educación normal) no está previsto en el paquete de leyes secundarias.

En opinión del catedrático, las experiencias de las alianzas educativas para alcanzar la calidad han exhibido que el objetivo de lograrla por medio de un concurso relativamente abierto para obtener una plaza, enfrenta a las tres burocracias de mayor peso en el subsistema de educación básica: la SEP, organización sindical (SNTE y CNTE) y los gobiernos estatales.
Para la organización Suma por la Educación hay urgencia de que los profesores tomen en cuenta su profesión como una responsabilidad social y a las autoridades educativas sancionen a quienes no cumplan con sus obligaciones, además de premiar a aquellos que sobresalgan en ellas. Aspecto que está contemplado en la iniciativa para la creación del servicio profesional docente.
El apoyo a las medidas educativas que se discutirán y posiblemente aprobarán en el ámbito legislativo se debe además, porque de las cinco propuestas hechas por Suma por la Educación, cuatro están contempladas en las leyes secundarias.
En el análisis, el académico indica que sorprendentemente un mayor número de profesores están optando por presentar el examen de concurso, esto muestra una relación directa entre el nivel de escolaridad de los sustentantes y la probabilidad de obtener un buen resultado en el examen.
Sin embargo, esto se debe tomar en cuenta por los especialistas, para sugerir esquemas de evaluación más consistentes e integrales, para capturar las cualidades positivas de los profesores y así, asignarles una plaza para formar a los ciudadanos que el país requiere.
En tanto, la posición de la organización Suma por la Educación es que los legisladores y partidos políticos no den marcha atrás en la reforma educativa y abran espacios de diálogo con la sociedad civil, para mejorar y profundizar las reformas propuestas por el Ejecutivo.


® Derechos Reservados. Originalmente publicado en El Economista.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario