17 de febrero de 2014

La evaluación educativa no es para sancionar sino para mejorar el PEA: Cruz Bermúdez



El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Jorge Cruz Bermúdez, señaló que el gobierno estatal jamás desconfió de la Evaluación Nacional del Logro Académico en los Centros Escolares (Enlace), que ha desaparecido, pero consideró apropiado que sea un organismo independiente el que realice la evaluación a los docentes del Sistema Educativo Nacional.


“Es una situación positiva que se revise, que se recapitule en el ejercicio. Creo que es muy sano que recaiga la responsabilidad en el INE porque queda en una entidad diferente del ejercicio federal. Da mucho más confianza aunque nunca desconfiamos de ella. Yo creo que el hecho de que se revise y que se piense aplicar el año entrante nos dará mucho más certeza de que se está haciendo un ejercicio profesional”, expresó el funcionario, citado por varios medios de comunicación ayer.

En su edición de ayer La Jornada dio a conocer que dicha evaluación es uno de los fraudes que más ha lesionado el sistema educativo nacional, ya que en función de sus resultados no sólo se entregaron estímulos a los docentes, sino que se tomaron decisiones sin ningún sustento pedagógico para impulsar mayores puntajes, participar en programas como Escuelas de Calidad, e incluso se designaron estudiantes y profesores ejemplares, afirmaron especialistas del sector.

Con un costo promedio de 18 pesos por alumnos de acuerdo con datos de la SEP, de 2006 a 2013 se invirtieron al menos mil 514 millones de pesos sólo para la elaboración de materiales, distribución, aplicación y calificación de la prueba, lo que representa un gasto público millonario que sólo generó corrupción, aseguraron.

En entrevista por separado, Tatiana Coll Lebedeff y Lucía Rivera Ferreiro, investigadoras de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), coincidieron en que la prueba se convirtió en una herramienta de distorsión del sistema, pues no sólo generó prácticas nocivas como la simulación y la corrupción para alcanzar mejoras salariales o de inversión en las escuelas, el problema de fondo es que se desvirtuó el objetivo de la evaluación educativa.

Destacaron que no basta reconocer que se erró en haber vinculado los resultados de Enlace con estímulos a maestros y escuelas, debe entenderse que “no se ha respondido una pregunta clave: ¿Por qué ocurrió esto? No se ha querido aceptar que el problema central es que se usó no para retroalimentar a docentes y escuelas, sino para garantizar mayor control de los docentes.

Al respecto, Marisol Silva Laya, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana, aseguró que sustituir la prueba por un instrumento más confiable es una decisión acertada, pues Enlace tuvo fallas, no se controló la aplicación, lo que no permitió tener confianza absoluta en los datos obtenidos; es decir, al no contar con supervisión, nunca se pudo asegurar que la prueba se aplicara correctamente”.

*Publicado originalmente en: impulsoinformativo.net el 7 de febrero de 2014.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario