19 de marzo de 2014

Participación Social y Educación

El tema de la participación social es cardinal en toda democracia, al ser entendida ésta como una posibilidad de configuración de nuevos espacios en los que las personas se organizan, se involucran activamente, se comprometen y corresponsabilizan sobre el logro de beneficios comunes o en la resolución de problemáticas que competen a la comunidad.
Son aquellas iniciativas en las que las personas se involucran de manera consciente en un espacio social, se suman a movimientos, a organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, o hacen presencia en la esfera pública para exponer situaciones y demandar cambios que dependen del manejo de estructuras de poder

De aquí podemos distinguir diversas formas de participación, desde dichos movimientos sociales —cuyo auge se produjo en los años 80—,   y todas aquellas u organizaciones autónomas del estado como las asociaciones de vecinos, comités de padres de familia, entre otras.
La Ley General de Desarrollo Social contempla que la participación social es el “derecho de las personas y organizaciones a intervenir e integrarse, individual o colectivamente, en la formulación, ejecución y evaluación de las políticas, programas y acciones del desarrollo social”. 

Frente a esta concepción la participación social en la educación,  es un tema de suma importancia, pues a través de ésta se aportan elementos y se favorece la construcción de una sociedad democrática, en la que quienes participan toman decisiones y desarrollan acciones de corresponsabilidad, respecto de las principales problemáticas y necesidades educativas que enfrenta nuestro país.

En este campo se ve reflejada a través de la intervención de autoridades educativas, directivos, docentes, padres de familia, estudiantes,  organizaciones sindicales, gubernamentales y no gubernamentales, universidades, empresarios, entre otros actores de la sociedad. 

Una investigación en desarrollo que realiza el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la UIB, con un grupo de cerca de 70 organizaciones autónomas de la sociedad civil  de las regiones de la Mixteca y Valles Centrales en el estado de Oaxaca (uno de los estados con mas organizaciones en el país)  con la cuales se ha indagado acerca de las estrategias empleadas para atender las problemáticas y necesidades de la educación básica, muestra que una tercera parte de estas organizaciones atienden temas relacionados a dos de las principales problemáticas de la educación escolarizada en México, la equidad y la calidad de la educación. 

De acuerdo a cifras de CONEVAL (2010), Oaxaca ocupa el segundo lugar a nivel nacional con mayor rezago educativo.

En México, una tercera parte de la población no ha concluido la educación básica, es decir se encuentra en rezago, y sólo dos terceras partes  de los niños que ingresan a la secundaria terminan los 3 años.

Este grupo de organizaciones referidas  trabaja con niños y jóvenes que reprueban materias o el año escolar, debido a las bajas notas que obtienen en  sus escuelas, y al menos un miembro de su familia no concluyó la educación básica.

La principal causa de esta problemática está relacionada con las condiciones de pobreza en las que vive la población,  particularmente en las comunidades rurales en el estado.  Oaxaca ocupa el tercer lugar a nivel nacional con mayor porcentaje de población en situación de pobreza, y entre las cinco entidades con mayor pobreza en el país.

Las estrategias de atención que se siguen,  descansan en actividades de apoyo extraescolar a tareas, así como cursos de apoyo a materias como matemáticas y español, principalmente.

Llama nuestra atención que aún cuando estas organizaciones representan espacios no formales, que por su naturaleza entrañan mayor libertad de acción, las estrategias empleadas para atender estas problemáticas,  son muy similares a las de los espacios escolarizados, en los que predomina un modelo pedagógico de corte transmisionista  que se centra en el tutor o maestro, quien se dirige al grupo completo y privilegia la memoria sobre la comprensión y la crítica.

Otros temas en los que se involucra esta muestra y adolescentes en edad de cursar educación básica, están relacionados con el desarrollo y fortalecimiento comunitario, preservación del medio ambiente, arte, salud y derechos humanos, los cuales emplean los talleres como principal medio didáctico pedagógico, aunque otras (las menos) han generado estrategias creativas y novedosas para aproximarse de manera más integral y flexible a los problemas sociales. 

Es indudable el gran aporte de este tipo de organizaciones a la vida democrática del país y en particular al desarrollo de las comunidades en las que inciden. Aportan servicios profesionales, médicos, trabajadores sociales, abogados, psicólogos, comunicadores, expertos en capacitación y educadores, así como capacitación y apoyo para desarrollar destrezas y habilidades con las personas con las que laboran, con el fin de impulsar iniciativas de mejoramiento y formación de liderazgos en las comunidades y grupos sociales con los que trabajan; sin embargo, valdría la pena reflexionar acerca de la posibilidad de aprovechar la libertad que tienen como entes autónomos, para no repetir los esquemas de los espacios formales que han resultado poco significativos para la educación en este país.

Hay muchas otras cosas que quedan por exponerse y hacer, para coadyuvar en la mejora educativa,  pero basten estas ideas para iniciar una reflexión  sobre los caminos y vías posibles desde los distintos espacios de participación social. 

*Publicado originalmente en Campus Milenio el 13 de marzo de 2014.

1 comentario :

  1. Sin embargo, la educación debe de darse en la casa, muy por encima de las escuelas, ya que, desgraciadamente, los padres dejan la formación entera de sus hijos a las instituciones educativas y a cualquier influencia que provenga de ellas, como por ejemplo, sus compañeros, los cuales podrían transmitir una educación errónea. Estoy totalmente de acuerdo que una educación de calidad ayudaría en el problema, y más aún si se proyecta la formación desde un punto de vista internacional, inscribiendo a los alumnos en algún colegio bilingüe, que así deberían de ser todas las escuelas, tomando en cuenta la apertura internacional, pero tal caso se ve muy lejano, no porque no haya recursos, sino porque el gobierno prefiere tener a un pueblo inculto, el cual es mucho más fácil de controlar. He tenido experiencias con varios alumnos en donde tratan de ejercer autoridad y transmitir valores negativos a otros compañeros, pero nosotros como profesores y directivos debemos de poner orden ante todas esas acciones. En el Colegio Juana de Arco consideramos que los valores y el autoestima son elementos fundamentales en la educación, por ello somos el mejor colegio en Zapopan, Jalisco.

    Por cierto, excelente blog, los temas, la redacción, la profundidad. Felicidades.

    ResponderEliminar