10 de abril de 2014

Se derrumban expectativas de los jóvenes respecto de la educación superior: expertos

Por: Arturo Sánchez Jiménez

*Publicado originalmente en el
Periódico La Jornada
Domingo 6 de abril de 2014, p. 33

De acuerdo con especialistas, la problemática de la educación superior no se reduce a las grandes cantidades de jóvenes rechazados de las universidades o a los que no estudian ni trabajan. Están también las expectativas que los jóvenes tienen respecto de la educación superior, las cuales han cambiado. Mientras que para quienes provienen de familias en situación de pobreza, llegar a la universidad continúa siendo un gran logro, a otra parte de los estudiantes la educación no les dice mucho y es sólo un requisito para obtener un empleo.

Marisol Silva Laya, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación de la Universidad Iberoamericana, consideró en entrevista que "es cierto que hay un sector de la juventud que ha perdido el interés por la escuela. Ello tiene que ver con una escuela que se ha rigidizado, que no ha sido capaz de transformarse de acuerdo con la dinámica de los tiempos actuales, y en ese sentido hay un desfase entre la cosmovisión de la juventud de hoy y lo que la escuela le ofrece".

Si bien considera que esta es una problemática aún no suficientemente estudiada, indicó que lo que sucede es que el sistema educativo universitario "está pensado en un solo tipo de joven, que es soltero, que tiene solvencia económica y el respaldo de la familia, que no tiene que trabajar, que cuenta con antecedentes que garantizan el éxito en la universidad. Pero este joven modelo no es real. Hay una diversidad de perfiles que las universidades no están siendo capaces de atender".

Señaló que "habría que revisar la posibilidad de que (las carreras) fueran más flexibles (...) se podrían intentar otras alternativas, como horarios flexibles o nocturnos, en los que los jóvenes puedan combinar trabajo con estudios, y que esto facilitara sus posibilidades de ubicarse en el medio universitario".

Por su parte, Alfredo Nateras, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, sostuvo que en general los modelos educativos ya son obsoletos "porque son autoritarios y de control social. Y en cambio una parte de los jóvenes están más por espacios democráticos y en los que haya decisiones horizontales".

Además, el especialista en el estudio de identidades juveniles dijo que a determinado tipo de jóvenes (lo que queda de la clase media) "la educación les está diciendo poco" pues "no les asegura mejorar sus condiciones materiales de vida. No es así en el caso de los jóvenes de escasísimos recursos, que cuando llegan a los ámbitos universitarios ya es un logro. Para ellos todavía tienen sentido y significado los estudios universitarios".

El sistema educativo rechaza a la mayoría de los jóvenes. Según datos de la Unesco, sólo tres de cada 10 jóvenes mexicanos de 18 años de edad se encuentran inscritos en alguna institución educativa. Al 70 por ciento restante no le interesó estudiar o no pudo hacerlo. Según cálculos de autoridades educativas, aunque el año pasado hubo 308 mil registros de estudiantes rechazados en universidades públicas, en números reales hay aproximadamente 100 mil mexicanos sin cupo.

A esos jóvenes que no quieren o no pueden ingresar al sistema educativo de nivel superior se les pueden y deben brindar otras opciones, de acuerdo con Alfredo Nateras. Por ejemplo, dijo, "la mayoría de los que estudian en el Faro de Iztapalapa (un centro cultural de la ciudad de México) son rechazados (de las universidades), pero encontraron en este ámbito la posibilidad de formarse y una alternativa a partir de la cual pueden tener un ingreso, sin necesidad de un título".

Para el doctor en ciencias antropológicas existe una "idea concebida en la modernidad de ser licenciado" y de que para tener éxito se necesita un título universitario. "Hay que abrir la oferta. No necesariamente en el ámbito educativo tienes que ser licenciado en algo. Se puede diversificar la educación en términos de las artes, del teatro, del cine, del diseño, de estas actividades que tienen versatilidad".